Mi primera vez con seis meses

LA MÚSICA SOLO NOS TRAE VENTAJAS... Sobre todo a nuestro hemisferio derecho que es el que se encarga de las emociones. Así que cuanto antes mejor. No hay que retrasar nuestra primera vez. Si tus padres no te cantan y tienes seis meses siempre puedes irte de concierto. Abuela, léeme esta página.

.

Que no te mientan. Tu primera vez fue antes del año. Hasta los doce meses te has estrenado, aunque no lo recuerdes, en muchas facetas. Descubriste sabores, te pusiste de pie, subiste a un columpio, igual diste tus primeros pasos... pero ojo que los bebés de ahora vienen pisando fuerte y se van de concierto con tan solo seis meses. «Es una buena edad, es cuando empiezan a estar más despiertos y a interactuar, y aunque también podía ser un poco antes que no habría problema», explica Paula Pintos, psicóloga experta en estimulación temprana. Hoy, esta terapeuta, llevará la voz cantante en el concierto que ha organizado junto con el percusionista y baterista, Carlos Freire, para un público al que seguro se le caerá la baba. El espectador mayor no superará los 14 meses. Necesitará la complicidad de los padres para salir a escena. «Sí, al ritmo del piano tendrán que mover los pañuelos o repetir las escalas musicales», explica Paula. El objetivo de este concierto infantil es fortalecer el vínculo entre padres e hijos a través de la música. Y deja muy clarito que no se trata de que el niño salga músico profesional, solo de atraer su atención. Y la música es la mejor herramienta para ello. «El sentido del oído es con el que nacemos más desarrollado, ya desde que somos un feto estamos en un mundo sonoro, escuchamos la voz de la madre, es algo natural. Los sonidos les despiertan curiosidad, luego efectivamente se dan la vuelta y se van a otra cosa, pero se sienten naturalmente atraídos por el sonido», explica esta terapeuta que apuesta por iniciar a los bebés en el universo musical con piezas pequeñas.

Aunque pueda quedar camuflado entre juego y juego, acercarse a la música desde bebés solo puede traer cosas buenas. «Sobre todo estimula el hemisferio derecho, nos acerca a lo emocional, aunque también beneficia la parte cognitiva y la física: favorece el aprendizaje del lenguaje, la memoria, la atención, estimula la curiosidad...», dice Paula, que asegura que «siempre estamos preocupados por lo cognitivo o la memoria y es importante, pero si no lo unimos a lo emocional se queda cojo». Eso por no hablar del bien que les hace físicamente porque baja la frecuencia cardíaca y mejora la respiración, en definitiva, que se relajan solos.

Escuchando piezas de música clásica realizarán otra de las actividades de este concierto interactivo, que acogerá hoy el centro Recréate en A Coruña, que consistirá en mover una sábana al ritmo de la música. Más suave, más rápido...

«Todos experimentamos algo cuando cantamos, cuando vamos a un concierto, cuando alguien nos canta, de una manera o de otra nos sentimos más vinculados, por eso hay que utilizar la música para fortalecer esa unión entre padres e hijos», señala Paula, que también se defiende en el terreno de la canción e insiste en que hay que cantar mucho a los niños. «Aunque uno crea que cante mal, el niño lo va a agradecer». Y si no le gusta, siempre se puede ir de concierto. Si es que ha cumplido los seis (meses). Claro.

Votación
0 votos
Comentarios

Mi primera vez con seis meses