Maraton Man: «No todo va a ser correr, hay que dedicarle tiempo al amor»

Raúl Gómez presenta «Maraton Man», un programa donde muestra sus dos grandes pasiones: el running y viajar. Pero él es todo un showman que hoy llega a A Coruña con toda su energía y su buen rollo para amenizar un evento y correr un buen rato.

.

«La vida mola, y mucho». O eso es lo que intenta transmitir Raúl Gómez (1982) al mundo. Y lo cierto es que a él no le va nada mal. Acaba de terminar la grabación de la tercera temporada de Maraton Man y hace dos meses estaba dando el «sí quiero» a su mujer. Este fin de semana llega a A Coruña con ganas de seguir gastando las zapatillas y sacarle la sonrisa a más de uno.

«Cada carrera tiene un esfuerzo especial -explica-, por eso cada una supone un reto personal». Pero es la emoción que le pone a todo la que ha conseguido que su programa enganche a muchos espectadores: «Me he tenido que enfrentar al frío, a la altitud de distintos lugares, a la falta de recuperación; en Noruega he corrido media maratón a 15 grados bajo cero; en Kenia con los mejores fondistas del mundo; en Inglaterra 15 kilómetros, entre barro, hielo y nieve... Hay muchas experiencias, pero, sin duda, lo mejor es lo que te ofrece la gente».

-¿Qué se van a encontrar hoy quienes acudan a tu charla en la Casa del Agua?

-Empezaremos con un entreno a las doce de la mañana. Y más que un entrenamiento será una actividad para compartir experiencias y para hacer un recorrido de entre cinco y diez kilómetros por A Coruña. Luego en la charla intento recorrer básicamente todos los ideales y valores que tengo: el positivismo, la fuerza y el no dejar de luchar. Y siempre con el lema de «la vida mola», pase lo que pase. También hablo de cómo he llegado hasta aquí, y de la gente que me he ido encontrando en estos 27 programas de Maraton Man que hemos grabado ya en 18 países.

-¿Cuál ha sido tu mejor momento durante la grabación de esta nueva temporada del programa?

-Pues esta temporada he estado en Etiopía, en Perú y en Canarias. Etiopía es un país increíble, con gente maravillosa. Son, junto a los kenianos, los seres humanos más veloces en larga distancia y es espectacular entrenar con ellos, convivir con ellos y charlar con algunos medallistas olímpicos etíopes. Te das cuenta de que, al menos para mí, es un hobby, pero para la mayoría de ellos el ganar una medalla es una vía de salvación para poder vivir mejor. Cada programa es una lección de vida que me estoy llevando para casa.

-¿Qué te han aportado todos esos años que has trabajado como reportero?

-Creo que la suma de todos estos años de reportero, colaborador, actor y de trabajar en la radio han hecho que este programa sea el fruto. Creo que he juntado el punto de entrevistas, el punto humor, escuchar a la gente y hacer un buen show.

-¿Cómo afrontas tú los malos momentos?

-Encaro la vida con mucho positivismo. Hay dos formas de ver la vida: ver el lado malo de las cosas o ver el lado bueno. Y yo intento ver siempre el lado bueno y dar valor a lo realmente importante. Porque cuando viajas y conoces a tanta gente y ves mil formas de vivir descubres que a veces nos quejamos un poco de más y disfrutamos menos.

-¿En tu juventud ya soñabas con grandes metas?

-En mi vida he intentado hacerlo siempre lo mejor posible. Yo soñaba cuando estudiaba con ser reportero de Caiga Quien Caiga. Y llegó ese día en el que me puse ese traje de negro y pude entrevistar y regalar unas gafas a alguien famoso. A veces los sueños se cumplen, pero es verdad que nadie te regala nada.

-¿Qué otros hobbies tienes?

-Al tener un trabajo en el que me paso la mitad del año fuera de casa valoro mucho el estar con la gente que quiero: con mi mujer, con mis amigos, con mi familia y tomarme unas cañitas en una terracita. Eso para mí es una maravilla.

-Este ha sido un año muy importante en tu vida. Entre otras cosas porque acabas de casarte.

-Está siendo un año muy bonito. Hace unos meses cuando terminé la grabación en Cuba vino mi mujer y, cuando me recuperé de las agujetas de correr el maratón de La Habana, hinqué rodilla y le pregunté si quería casarse conmigo. Aceptó y en julio nos casamos. Estoy muy feliz y, claro, no todo va a ser correr, hay que dedicar tiempo al amor, a la amistad y a la familia.

-¿Hubo tiempo para la luna de miel?

-Fui de luna de miel. Mis vicios son viajar y correr. Es más, la semana pasada terminé la grabación, esta semana estoy en A Coruña y la próxima me voy a Chicago a correr su maratón. Va a ser mi maratón número trece y voy sin cámaras, porque me apetece correr sin grabarme.

-¿Aprovecharás la visita para quedarte unos días por Galicia?

-Me quedaré el fin de semana para disfrutar, comer, pasear y fotografiar bien A Coruña. Y entrenar, porque hay que prepararse para Chicago. Además vengo con mi mujer, para que ella esté en la charla y me escuche. Porque creo que nunca me ha visto en una charla...

-Ya estás inmerso en proyectos nuevos.

-Vamos a grabar un programa que me hace mucha ilusión. Se llama The running show, y bajo un tema central en cada capítulo, entrevistaré a tres personas, que pueden ser desde científicos hasta actores, cocineros o músicos, entre otros. Y la peculiaridad es que será corriendo constantemente.

Votación
1 votos
Comentarios

Maraton Man: «No todo va a ser correr, hay que dedicarle tiempo al amor»