Antonio Lobato: «Sin los éxitos de Alonso hoy ya no sería periodista»

Lobato acaba de publicar «Volando sobre el asfalto», un libro que resucita la época más gloriosa del piloto asturiano en Renault. Desvela secretos tras las cámaras y un profundo conocimiento de su amigo Fernando


Antonio Lobato es casi tan conocido como Fernando Alonso, cuyas hazañas y sinsabores narra desde hace más de una década. Sin dejar las retransmisiones, ahora ha optado por devolver a su mujer y su hija todo el tiempo robado entre aviones y circuitos, cambiando los viajes por un plató de televisión en Madrid. En la que se vaticina una temporada dura para el piloto asturiano, Lobato acaba de publicar Volando sobre el asfalto, donde narra los años de los dos títulos de Fernando con Renault. No es un simple repaso. El periodista cuenta secretos, discusiones, miedos, emociones y llantos detrás de las cámaras de aquellos dos años en los que toda España abrazó la fórmula 1.

?Con más de diez años como testigo de la fórmula 1, ¿cuál es el acontecimiento familiar que más te dolió perderte? 

?Son muchas pequeñas cosas que se acumulan. A veces mi hija me preguntaba qué hacía tal día, si estaría en casa. Entonces miraba la agenda y le respondía que no, que ese fin de semana estaba en Inglaterra. ?Ah, como siempre?, me replicaba. Y esa frase siempre me escocía mucho. También viví una época muy complicada a partir del 2006 cuando a mi mujer le detectaron un cáncer. Recuerdo el momento fatídico de la biopsia que ella pasó sola porque yo me encontraba en los Estados Unidos. Muchas veces me preguntaba qué hacía tan lejos de las personas que más me importaban.

?En el relato de tu libro da la sensación de que la fórmula 1 te salvó de un tedio y una depresión profesional. ¿Dónde estaría hoy Lobato sin los éxitos de Alonso?

?Sin la fórmula 1 ni los éxitos de Fernando hoy ya no sería periodista, supongo que habría montado un negocio, me dedicaría a otra cosa. Antes de subirme al tren de la fórmula 1 había pensado en abandonar, aquello era una tristeza, una vida gris.

?Dibujas a Michael Schumacher extraordinariamente borde y distante. ¿Realmente es así?

?Sí, la relación que tuve con él fue así. También es cierto que Ferrari lo hipermegaprotegía, muchas personas me han hablado bien de él. Pero escribo en el libro que me proporcionó la peor entrevista de mi vida, su actitud era muy desagradable y decidí finalizarla antes de tiempo.

?El libro también tiene muchas páginas homenaje a Pedro de la Rosa. ¿De verdad Alonso y Briatore llegaron a quejarse de tus comentarios en las carreras? 

?La tensión salpicaba a todos. Alonso se jugaba el título con Kimi Raikkonen, piloto de McLaren, escudería a la que pertenecía Pedro. Nunca entendí las quejas porque De la Rosa era consciente de dónde comentaba. Una vez Fernando me dijo: «Anda que lo que dijo el otro día Pedro». La situación se complicó, a partir de Italia 2005, todo el mundo rectificó y hoy Fernando y Pedro tienen una estrecha relación de amistad. Para mí era una situación incómoda, Pedro era un caballero que, además, admiraba a Fernando.

?Es delicioso el relato en que tú acompañas a De la Rosa a recorrer y estudiar el circuito de Baréin subidos en un coche de golf a 14 kilómetros por hora. 

?Y sobre todo verle la cara a él. Iba a correr esa carrera, necesitaba rodar y la organización no le permitía usar un monoplaza, así que se estudió el paso por los pianos desde aquel coche.

?También dejas claro que el glamur, un ingrediente casi inseparable de la fórmula 1, no va contigo. 

?Forma parte de la fórmula 1, pero no es fórmula 1. Puede venir bien para que la gente normal sueñe con estar ahí, pero es postureo. Es algo que aparece solo los domingos de carrera. 

?Tienes un capítulo titulado «Mi primera vez con Fernando». Suena a ironía contra los que te critican tu estrecha amistad con el piloto. 

? Me gusta jugar y provocar. Me han dado mucha caña con eso, que si yo estoy enamorado de Alonso. Pero lo cierto es que somos amigos, sí. Creo que yo he crecido como periodista al tiempo que él crecía como piloto. El 95 % de las conversaciones entre él y yo no son de fórmula 1, en cambio, todo periodista que se acerca a él lo hace con ánimo de buscarle información.

?Dime defectos de Fernando.

?Es muy testarudo, aunque a veces eso es una virtud. Pero lo cierto es que a Fernando le cuesta dejarse aconsejar, cree que siempre tiene la razón.

?Somos muchos los que lamentamos que el libro concluya en el 2006, justo antes del año de Alonso en McLaren, con tanta tensión. 

?¿Sabes una cosa? Me alegro mucho que sea así porque si no imagínate el lío que hubiera montado con Alonso otra vez en McLaren. Quería contar la época de gloria, un libro bonito con final feliz. Aunque, por otro lado, Fernando Alonso comenzó a caer mejor en España en el 2007, cuando la gente notaba que estaba solo.

?¿Y cómo es la relación actual con Ron Dennis?

?No lo sé. Vi lo que pasó en el 2007 y recordarlo me choca mucho con esa imagen de buena relación.

?Ponle un titular al accidente de la curva 3 de Montmeló.

? Podemos titular «Menos mal que todo se quedó en un susto», pero también «Madre mía la imaginación que tiene la gente» o «¿Dónde se ha quedado el periodismo serio?». He leído muchas burradas, que si Alonso se desmayó electrocutado en el coche, que si inhaló gases tóxicos, que si tiene un tumor cerebral... En fin.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Antonio Lobato: «Sin los éxitos de Alonso hoy ya no sería periodista»