Enseñando al cuerpo a matar el cáncer

África González explica su investigación sobre una vacuna que acabaría con tumores pancreáticos

.

vigo / la voz

África González es una investigadora de raíces madrileñas que lleva 22 años impartiendo clases en la Facultad de Biología en la Universidad de Vigo. Catedrática en Medicina, su especialidad es la inmunología. Es probable que se trate de la principal responsable del descubrimiento de un nuevo tratamiento eficaz contra el cáncer. Hace tres años que dirige el Centro de Investigaciones Biomédicas (Cinbio), donde se encarga de varios proyectos. Uno de ellos lleva por nombre «Inmunoterapia en cancro». Se trata de una investigación sobre una vacuna contra el cáncer de páncreas que hará uso de la nanotecnología.

Se define como una persona curiosa y aventurera. «Los científicos tenemos muchas ideas, pero necesitamos financiación para ponerlas en marcha», expone. Anima a sus alumnos a no decepcionarse tras los fracasos porque «siempre se abren nuevos caminos». Lidera un proyecto muy ambicioso que guarda relación con una de las enfermedades más misteriosas y recurrentes: el cáncer. Con todos los sentidos puestos en tal trabajo, sea efectivo o no, afirma que servirá de precedente para futuras líneas de investigación.

Cada cáncer es diferente por lo que actualmente es difícil hallar una cura universal. La docente se centra ahora en el cáncer pancreático, uno de los más complejos de diagnosticar y de superar. Aun así, asegura que las conclusiones del estudio podrían ser aplicables a otros tipos de cáncer.

Se trata de una vacuna terapéutica contra el cáncer de páncreas, esto es, la finalidad es la curación. Al contrario de lo que cree la mayor parte de la gente, las vacunas no solo son preventivas, aunque la médica no descarta que se pueda utilizar también para ello. En el presente, solo se prevé aplicarla a afectados, independientemente del estadio en el que se encuentre el cáncer, haya metástasis o no.

El remedio ayudaría a los actuales tratamientos, ya sea cirugía o quimioterapia, para acabar con el tumor. Lo haría a través de unos elementos muy pequeños conocidos como nanoestructuras. En estas nanopartículas podrían introducirse unos fármacos determinados. El principal problema del cáncer es que el sistema inmunológico no reconoce las células malignas. «Incluso les ayuda a formar vasos, para que llegue más sangre al tumor», matiza González.

La nanotecnología contribuiría a la «activación» del sistema inmunológico del paciente para identificar las células cancerígenas y atacarlas directamente. Esta vacuna se aplicaría como cualquier otra, hasta tres veces, porque el sistema inmunológico tiene memoria, un factor que, según la investigadora, es «una de las grandes ventajas del cuerpo humano». En base a su experiencia, África González expone que, de resultar favorable el estudio, la vacuna se haría efectiva en diez años aproximadamente.

Combatir la mutación

Esta investigación se enmarca en el terreno de la inmunoterapia: «El sistema inmunitario frente a un tumor está dormido. Las células del sistema ven que hay algo anómalo», explica la docente de la UVigo. La inmunoterapia pretende evitar esa inhibición, fomentar que los linfocitos ataquen al tumor, como harían con una gripe común.

África González añade que en la actualidad la inmunoterapia necesita también de la quimioterapia para ser efectiva. Su proyecto intenta combatir la mutación del cáncer: «Si las células cambian, se perdería ese efecto tan específico. Necesitamos un arsenal que elimine la mayor parte de las células tumorales y después otro más específico que remate el proceso deshaciéndose de las células restantes», indica.

La inmunoterapia ya se está aplicando en otros países. En España se emplea en menor medida debido a que es una terapia muy concreta e individualizada. La investigación que se lleva a cabo en la Universidad abre nuevas expectativas y hace que muchos ojos se hayan fijado en el trabajo que desarrolla la docente.

Curas ocultas. González afirma que de existir una cura se sabría. La industria farmacéutica se empeña en encontrarla.

Cáncer transmisible. José Tubío investigaba en el Cinbio sobre cánceres que se transmitían en ciertas especies de animales.

«Es una ilusión la que me mueve a abrir nuevos horizontes»

Vigo ya forma parte de la vida de la especialista. Le encantan Baiona y Nigrán, pero también el Casco Vello. «Ha evolucionado mucho con el paso del tiempo», dice. También lo han hecho sus investigaciones. África González confiesa trabajar muchas horas. En el Centro de Investigaciones Biomédicas coinciden más de 200 personas apasionadas por la ciencia. González dice conocer a todos los trabajadores y destaca a los más jóvenes porque es gente que «llega con ideas y con ganas». Del Cinbio, destaca su faceta multidisciplinar, ya que trabajan diferentes especialistas de diversas ramas: estadísticos, informáticos, bioquímicos, médicos.... Son 10 años de historia y progreso a las cuestas del Cinbio desde que empezó como agrupación.

Decenas de proyectos distribuidos en diferentes áreas de investigación componen el centro. La directora distingue el que lleva David Posada, que profundiza sobre la clonalidad del cáncer. «Tenemos un equipo que es capaz de aislar célula a célula y analizar una a una», explica.

González es consciente de la gran responsabilidad que asume con esta iniciativa. Para ella y su grupo de investigación «es una ilusión la que me mueve a abrir nuevos horizontes». La vacuna no se podría utilizar en todos los afectados, ya que la investigación se centra en una mutación concreta del tumor. «No es una vacuna especfífica para cada paciente, se utilizaría para muchos enfermos con el mismo tipo de cáncer de pancreas», asegura la investigadora.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Enseñando al cuerpo a matar el cáncer