Malestar en el rural por los cambios del Plan Xeral que impiden edificar

Propietarios de San Miguel de Oia, Coruxo, Bembrive y Teis celebran asambleas


vigo / la voz

Dice el refranero que nunca llueve a gusto de todos y es exactamente lo que ocurre con el borrador del nuevo Plan Xeral de urbanismo de Vigo. Las parroquias del extrarradio se movilizan estos días con charlas informativas para conocer de primera mano el documento. De entrada, saben que muchas de las viviendas no estarán ubicadas en suelo urbanizable o urbano, como las calificaba el plan del 2008, sino que pasan a rústico.

Es lo que sucede en algunos entornos de San Miguel de Oia, Coruxo, Bembrive, Teis y otros ámbitos del rural vigués, que quedan fuera del crecimiento de la ciudad.

La zona conocida como Cabo Estai norte, donde estaba previsto un gran espacio urbanizable con la ordenación y el plan parcial ya en tramitación, pasa ahora a ser suelo rústico, lo que, de seguir adelante, solo permitiría hacer obras de conservación o mantenimiento, pero no edificación residencial.

«Nos quieren poner hasta suelo rústico de protección especial agropecuaria sin preguntarnos, cuando antes era urbanizable. Queremos que se pueda construir con las exigencias que sean y, además, no hay un solo metro dotacional para uso de la parroquia», se queja el presidente de la asociación de vecinos de San Miguel de Oia, Ángel Goberna. En septiembre se reunirán con el gerente municipal de Urbanismo y le trasladarán este y otros aspectos, además de presentar las correspondientes alegaciones.

Algo similar ocurre en Coruxo, donde, según el presidente de la asociación de vecinos, Emilio Pérez, hay en torno a 190 viviendas afectadas por el cambio de calificación del suelo. «Hay revuelo por este tema, hicimos dos asambleas y de seguir igual, lo mejor será recurrir por grupos», indica.

En Teis, la asociación de vecinos celebró ayer una reunión para abordar esos cambios de zonas urbanas a rústicas, que afectan a unas doscientas viviendas, según sus cálculos. «Habrá problemas, la gente no lo acepta. Las cosas no se solucionan solo con poner el borrador en la web del Concello, por lo menos hay que explicarlo por las parroquias para que la gente se aclare», comenta el secretario, Anxo Iglesias.

El borrador del nuevo plan tiene un modelo de crecimiento más moderado que el anterior hasta el punto de que el potencial residencial es casi la mitad que el del 2008 al pasar muchas zonas de urbanizables a rústicas. Esta última calificación puede ser de protección agropecuaria, forestal, de aguas costas o espacios naturales, según explica el abogado y urbanista Mauricio Ruiz.

En general, el documento prima la edificabilidad en el espacio urbano más céntrico frente al extrarradio, donde trata de preservar las características medioambientales del entorno.

Un ejemplo del primer caso de tratamiento urbano es la Porta do Sol, que pasa a ser suelo urbano consolidado, donde se podrá edificar conforme a la ordenanza que se le otorgue sin necesidad de esperar por más trámites. La misma calificación obtiene Freixeiro y la zona de Pastora, al lado izquierdo de Gran Vía.

La plaza de España será suelo urbano consolidado, lo que quiere decir que se edificará sobre los solares actuales y que no se hará una gran urbanización ni túneles, como se había anunciado en su día. El mismo trato recibe Beiramar.

La llamada ronda o tercera circunvalación de Vigo, gran propuesta del plan del 2008, desaparece, igual que la Ciudad del Deporte y la gran bolsa industrial de Matamá-Valadares.

El ámbito de Liñeiriños, donde estaba previsto que se asentase Porto Cabral, tampoco se hará como se pensaba.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Malestar en el rural por los cambios del Plan Xeral que impiden edificar