Vientos de 100 km/h azotan el litoral

Semáforos averiados, vallas volando y olas de nueve metros en cabo Silleiro

m. torres
vigo / la voz

 Helena, la primera gran borrasca del año, dejó ayer vientos de casi 100 kilómetros por hora en Oia y olas de 9,6 metros de altura en Cabo Silleiro. Las rachas castigaron también el municipio vigués con caídas de árboles y postes de luz. Los bomberos hicieron doce intervenciones por la noche y la Policía Local acudió a 15 servicios por la tarde. Por su parte, el transporte de ría distanció sus salidas (a media hora) para navegar más despacio y de manera más segura.

Los bomberos de Vigo realizaron una docena de intervenciones en la ciudad durante la noche del jueves al viernes a causa del temporal. Entre las más destacadas estuvo la caída de un poste de luz en Seixiños, al lado de la pista de prácticas y del circuito para el examen de conducir, que causó un apagón en parte de la parroquia de Beade. El poste y los cables fueron retirados del camino por los bomberos. Los técnicos de Fenosa restablecieron muy rápido el servicio, de forma que la compañía considera que la reparación fue tan rápida que no afectó al suministro.

El viento siguió a las 14.30 horas. En la cruce de García Barbón con Isaac Peral, un contenedor de basura sin control se coló en medio de los coches que esperaban en el semáforo y los conductores tuvieron que apearse para moverlo hacia la acera.

Por la tarde, la Policía Local retiró tablas sueltas, señales caídas, cables arrancados y ramas. En la calle Venezuela, los new jerseis (vallas de plástico para separar carriles) salieron disparados volando. En la Escuela de Negocios, en la avenida de Madrid, una rama cayó cerca del portal y, al haber riesgos, se pidió la intervención de bomberos.

En la plaza de España, los semáforos se averiaron y en Montero Ríos, explosionó un cuadro eléctrico. En Pizarro, había amenaza de desprendimientos de fachada.

Rachas en la costa

Las fuertes rachas de viento azotaron ayer la costa y provocaron numerosas incidencias. A primera hora de la mañana, el temporal levantaba el tejado del instituto Primero de Marzo en Baiona.

También, ayer, en A Guarda, los miembros del GES tenían que desplazarse hasta A Gándara para retirar un poste telefónico. La línea no se vio afectada. El viento además rompió un invernadero cercano. A media mañana, en Monte Lourido, el GES de O Val Miñor retiraba un árbol que caído sobre la vía que afectó a un tejado de una vivienda sin que causara daños personales.

Asimismo, hubo desprendimientos de una fachada del antiguo colegio de los jesuitas en A Guarda. También en esta localidad, los bomberos del GES retiraron un gran árbol en la zona del puntal, en la desembocadura del río Miño.

El fuerte oleaje ha despertado gran expectación en el Rompeolas de Baiona. Son numerosos los curiosos que cámara en mano están sacando fotos al espectacular mar embravecido.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Vientos de 100 km/h azotan el litoral