Tres vigueses inventan un buzón para recibir paquetes sin estar en casa

Send2Me genera una clave de uso único para que el mensajero deposite la mercancía en su interior de la caja

.

vigo / la voz

Send2Me es la idea de Andrés Bustelo, Toño Fraga y Javier Nogueira, tres emprendedores que han desarrollado un prototipo de buzón electrónico que permite recibir pedidos sin estar en casa. El modelo pretende romper con los compartimentos tradicionales de llave y dar un paso más en la logística de paquetería. Actualmente, el proyecto se encuentra incluido dentro del programa de aceleración de start ups de la Zona Franca, Vía Galicia, en Porto do Molle (Nigrán), y sus desarrolladores prevén lanzar el prototipo en septiembre para fabricar en serie la versión inicial del buzón.

«Las entregas fallidas suponen una pérdida de 30 millones de euros al año para las empresas logísticas y el buzón tradicional, que lleva 50 años en casa, cada vez responde menos a nuestras necesidades, por lo que le hemos dado la vuelta», explica Javier Nogueira.

Send2Me se compone de un sistema de claves de un solo uso que funcionan mediante una aplicación personal en el teléfono móvil. Para recibir un pedido, el usuario introduce el código único de su buzón junto con su nombre en el formulario de envío de su página web de compra habitual y acepta recibirlo mediante la aplicación de su teléfono. Acto seguido, se genera una clave de un solo uso para el mensajero, que debe introducir para depositar la mercancía dentro del buzón y, una vez lo haya cerrado, el casillero genera una firma electrónica a modo de comprobante de entrega y el cliente recibe un aviso en su móvil.

Este modelo aporta al usuario «la comodidad de no estar en casa para recibir su pedido», según señala Andrés Bustelo y, además, «permite firmar la entrega de una manera adecuada cumpliendo con la ley de transporte, ya que hasta ahora cualquier persona recepcionaba tu paquete sin autorización expresa».

Send2Me no solo permite recibir pedidos sino también devolverlos, realizando el proceso a la inversa. Para ello genera un código único de recepción para que el mensajero recoja el pedido aunque el cliente no se encuentre en casa.

«Queremos que este dispositivo te dé la comodidad de poder recibir y devolver paquetes incluso en comercio local. El panadero podría dejarte la barra de pan ahí, el que reparte el periódico o cualquier otra persona que tiene que ir a recoger algo a tu casa», explica Bustelo.

Pero este es un modelo escalable, por lo que los tres emprendedores no descartan lanzar versiones en un futuro que sean customizables al gusto del cliente. Incluso piensan en refrigeradoras para recibir la compra en casa en cualquier momento. De todos modos, la idea principal es que «el cliente manda en el buzón» y que desde su aplicación en el móvil puede controlar todas las entregas pendientes e incluso retrasarlas porque está de vacaciones o enviarlas a casa de su madre, según indica Bustelo. También esperan que en un futuro se puedan efectuar envíos desde el buzón.

El casillero digital saldría al mercado con un coste por debajo de los 150 euros por unidad

Los tres emprendedores trabajan para implantar el primer prototipo, del que estiman que no costará más de 150 euros en el mercado. Ya han establecido acuerdos con empresas logísticas, con las que han comprometido pilotos para «testear el modelo».

«Sabemos que hemos generado interés, las empresas no pueden permitir que el repartidor que esté en frente de tu casa no pueda abrir el buzón si tú no estás», señala Javier Nogueira.

Batería de 6 meses

El buzón es eléctricamente independiente y no necesita instalación, ya que consta de una batería con una duración de entre seis meses y un año haciendo un uso normal del dispositivo.

Por el momento, este modelo está dirigido a las viviendas unifamiliares ya que son «un nicho en el mercado de la logística», pero ninguno de los tres emprendedores descarta extender la idea en un futuro, orientándola a las diferentes necesidades del cliente.

Pretenden probar el funcionamiento de su proyecto para posteriormente lanzar otras versiones de las que ya tienen muchas ideas. Pero si en algo están de acuerdo es en que, según dicen, «este modelo podría cambiar el paradigma logístico de entrega de paquetería».

El concepto de buzón digital evoluciona cada vez más. En muchos apartamentos de alquiler de verano, el casero instala en el portal un cajetín digital para que su inquilino recoja la llave a cualquier hora tras marcar un código.

Votación
6 votos
Comentarios

Tres vigueses inventan un buzón para recibir paquetes sin estar en casa