Los hispanos Rodríguez y Cacheda

vigo / agencias

CANGAS

Pablo Cacheda y Pedro Rodríguez compartieron su debut con su compañero Ángel Fernández.
Pablo Cacheda y Pedro Rodríguez compartieron su debut con su compañero Ángel Fernández.

Balonmano Los dos jugadores debutaron con la selección española absoluta

22 jun 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

Vestir la camiseta de la selección española absoluta de balonmano es un reto que está al alcance de muy pocos. Pedro Rodríguez y Pablo Cacheda pertenecen a esa élite de elegidos. Ayer defendieron por primera vez la elástica del combinado absoluto en Valladolid, donde se disputó una nueva edición del Partido de las Estrellas que enfrentó a la selección, en la que se encontraban los dos jugadores gallegos, y a un combinado de balonmanistas de la Asociación de Jugadores. El debut en competición oficial, ser un hispano en toda regla, ya está un poco más cerca de los jugadores, que la pasada temporada compartieron vestuario en el Naturhouse.

«Muy contento de debutar con los hispanos, pero sobretodo de haber vuelto a jugar rodeado de gente con la que hacia tiempo que no jugaba», comentaba Pedro Rodríguez en las redes sociales tras el partido con la selección. Un encuentro que los Hispanos ganaron 34-21 y en el que el vigués marcó cuatro goles, uno más que Pablo Cacheda, que tras haber logrado diversas medallas con las selecciones españolas de base, ayer disfrutó de sus primeros minutos con la absoluta. «¡No podía haber un mejor final de temporada, victoria, debut y amigos, sobre todo amigos! Gracias por este gran año, el que viene será mejor», señalaba Cacheda tras el partido.

Los dos jugadores, que defendieron la camiseta del Octavio y que la pasada temporada militaron en el Naturhouse, son dos de los nombres llamados a relevar en el futuro a los actuales Hispano, y aunque el combinado de jugadores al que se enfrentaron no planteó a la selección demasiados problemas, ayer ya intentaron dejar claro que están dispuestos para cuando Manolo Cadenas les reclame para encuentros más comprometedores.