Un juego de la oca gigante para amar Coia

Carlos Punzón
Carlos Punzón VIGO / LA VOZ

VIGO

Un grupo de arquitectos y la comunidad del instituto Alexandre Bóveda quiere demostrar que el barrio es mucho más que el Alcampo y la rotonda del barco

07 may 2023 . Actualizado a las 05:00 h.

Ciento veinte jóvenes del instituto Alexandre Bóveda de Coia fueron invitados a dibujar en un papel lo que entienden conforma el mayor patrimonio artístico, arquitectónico y social de su barrio, lo que creen que lo identifica sin ambages. Y noventa de esos estudiantes de entre 14 y 17 años coincidieron en plasmar la misma imagen: la rotonda con el barco de Alfageme y el hipermercado Alcampo. De frente, desde arriba, en primer plano, a lápiz, a colores... pero siempre como referentes la embarcación varada en medio del tráfico y el establecimiento que inauguró en Galicia una nueva forma de comprar y vender.

Con dicho resultado, PØST Arquitectos, un grupo de profesionales gallegos especialistas en diseño, arquitectura y urbanismo, se decidieron a poner en marcha un proyecto para dar a conocer a los más jóvenes el patrimonio que les rodea en un barrio relativamente nuevo, pero con mucha historia. Su propuesta ya ha sido desarrollada con diferentes iniciativas en diversas localidades de Galicia, y ahora surge la oportunidad de Coia.

El roteiro con doce paradas elaborado con anterioridad por el propio instituto Coia 2, sirve de base para la iniciativa que pretenden poner en marcha los arquitectos apoyados por la Asociación para a Defensa do Patrimonio Cultural Galego (Apatrigal): Una oca de tres por tres metros será creada en un espacio de la calle Marín, y cada una de sus casillas contará con un elemento del patrimonio diferencial de un núcleo que acoge a más de 15.000 vigueses.

«Pretendemos desarrollar un concepto de ciudad como un tablero de juego. Marcamos en él las coordenadas de elementos destacados y los estudiantes tuvieron que encontrarlos, verlos, descubrirlos y ahora los llevaremos al tablero», señala Sandra González, arquitecta y directora del área de proyectos y urbanismo de PØST Arquitectos.

«Si solo ven el barco y el hipermercado es que no han vivido el barrio, y Coia tiene un enorme potencial. ¿En qué ciudad de Galicia hay una avenida como la de Castelao, con tantos espacios verdes, con huertas muy cerca y con elementos patrimoniales muy destacables?», continúa González Álvarez. Ella carballiñesa de nacimiento y afincada en A Coruña, estima tras analizar el barrio que le falta vida, que semeja que sus habitantes no aprovechan sus potencialidades, y que la lacra de la droga de décadas pasadas se ha dejado notar en esa falta de uso de la calle, escenario que avisa vuelve a dar avisos de que el consumo de estupefacientes está regresando.

«El efecto visual del barco en la rotonda es muy potente y es normal que se haya convertido en poco tiempo en una seña de identidad, pero Coia tiene más y lo que pretendemos es que los más jóvenes lo aprecien, sino les dará igual mudarse a otras zonas cuando puedan hacerlo», reflexiona la arquitecta.

Patrimonio desconocido

El tablero de la oca que tratan de dibujar en el barrio y que ya se puede ver en aviladomaña.com presenta imágenes tan poco conocidas para el conjunto de los vigueses como un enterramiento que simula ser medieval y que se encuentra dentro del cementerio de Bouzas de la rúa A Cañiza. Arquitectos y profesores tratan de averiguar su procedencia y si el relieve de los tres Reyes Magos de su pared podría acumular siglos de existencia. El resto se habría confeccionado para dar cabida a los huesos surgidos del derribo de la antigua iglesia de San Martiño, ubicada tras el hipermercado.

Zonas verdes como la de A Bouza, o las que se abren paso entre los edificios característicos del barrio; el perfil que da nombre a A Miñoca, las esculturas del parque de Luiz; los diseños de la iglesia del Cristo de la Victoria, el edificio de la Seguridad Social o el del centro de salud; cruceiros; relojes solares; lavaderos; chalés clásicos; las viviendas del Rocío; una estela romana aprovechada en un muro;, o la planta de la Escuela Municipal de Teatro de la avenida de Castelao conforman las casillas de la oca elegidas por los arquitectos que vieron en el barrio un patrimonio a conocer, proteger y potenciar para que los más jóvenes lo hagan suyo y lo sepan legar a sus descendientes para lograr que Coia no sea un sitio más, un lugar de paso, sino una vila do mañá.