El kilómetro maldito de la AP-9

Los accidentes de camiones se suceden entre los túneles de A Madroa y Candeán


vigo / la voz

En el tramo entre los túneles de A Madroa y Candeán, alrededor del kilómetro 153, se ha convertido en un misterioso punto negro para los camiones con tráiler. En ese punto negro se repiten aparatosos accidentes de vehículos pesados en los últimos meses. El último ocurrió ayer, a las 13.30 horas, cuando un tráiler vacío hizo una tijera en el suelo mojado y bloqueó el tráfico. Fue necesario cortar un carril, lo que generó kilométricas retenciones hacia Vigo durante varias horas.

Fuentes de Tráfico creen que varios factores influyen para que en ese tramo haya accidentes de camiones. Por un lado, es una «zona de sombra», le da poco el sol y eso hace que el firme siga húmedo si llueve. El resultado es que el suelo está mojado más tiempo y aumenta la probabilidad de resbalones o de tijeras.

Otra cuestión que influye es que se trata de un trayecto con pendiente de bajada del monte de A Madroa hacia Rande. Dicha inclinación es pronunciada, lo que ayuda a que los transportes pesados, sobre todo si van vacíos, adquieran mayor aceleración en pocos metros. El chófer tiene más dificultades para maniobrar que en un tramo llano.

A todo esto se suma que es un kilómetro muy transitado porque concentra el transporte pesado que procede del nudo de Puxeiros. En unos pocos kilómetros se forman caravanas de camiones procedentes de Portugal, de los polígonos de O Porriño, del puerto de Bouzas o de Madrid. La mayoría se dirige a recoger o entregar mercancías en el puerto de Vigo o a cargar pescado a la lonja de O Berbés. Otros continúan para Marín, Vilagarcía, Santiago o A Coruña. Esta circulación intensiva hace que en unos pocos kilómetros, entre el aeropuerto de Peinador y el puente de Rande, se concentre una gran afluencia de vehículos de mercancías, lo que aumenta las probabilidades de que alguno de ellos se vea implicado en un siniestro vial.

Por esto mismo, dicho trayecto forma un embudo en la entrada de la ciudad en horas punta, en la que los trabajadores del extrarradio regresan a casa a comer.

Al menos desde el 2013, hay accidentes en el kilómetro 153. Por ejemplo, en septiembre de ese año, también entre los túneles de Candeán y A Madroa, un camión se salió de la vía y quedó atravesado en la mediana. Vertió una gran mancha de aceite y originó grandes retenciones.

Hace dos meses, en diciembre del 2020, en el kilómetro 152, también entre los túneles de A Madroa y Candeán, un camión se quedó volcado en medio de los dos carriles. Transportaba una carga de bobinas de chapa y 33.000 litros de gasóleo.

A tres kilómetros, en el 156, se repiten los mismos problemas. En octubre del 2020, colisionaron dos camiones en Candeán.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El kilómetro maldito de la AP-9