La estatua de Don Bosco cambia de ubicación, para disgusto salesiano

Begoña Rodríguez Sotelino
Begoña r. sotelino VIGO / LA VOZ

VIGO

M.MORALEJO

La asociación de antiguos alumnos no está conforme con el nuevo sitio

31 ene 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

A la Asociación de Antiguos Alumnos de Salesianos, cuyos miembros pagaron en su día la estatua de San Juan Bosco, no les gusta la nueva ubicación de la obra a unos 300 metros de la original, frente a la iglesia de María Auxiliadora. Lo confirma el presidente de la entidad que fue galardonada como entidad Viguesa Distinguida en el 2008, cuando se cumplían cien años de su creación. Rafael Martínez Sidrach cuenta que hace dos años, cuando se supo de las intenciones del Concello de reformar la calle y el parque que la acogía desde hace 55 años (se inauguró el 27 de marzo de 1966), «ya nos preocupó porque en las primeras recreaciones de la obra no aparecía la escultura por ningún lado. Por eso, sorprendidos, nos pusimos en contacto con el Ayuntamiento para saber qué iba a pasar con ella. Nos personamos para que nos explicaran qué iba a pasar con ella». Y explica que se quedaron tranquilos porque les aseguraron que en la recreación virtual no estaba, no lo iban a eliminar. «Cuando comenzaron las obras volvimos a hablar con el Concello y entonces ya nos dijeron que la iban a trasladar a un espacio un poco más arriba de donde estaba, cerca de la calle Placer», recuerda.

El presidente de la asociación señala que «efectivamente, allí la han puesto, pero queda bastante baja y no sabemos si van a añadirle algún elemento ornamental, ya que han quitado todos los árboles que había en la zona. Aquello era un jardín y el monumento quedaba muy bien. Ahora, no tanto. Si la dejan como está, el monumento va a quedar un poco desangelado», opina sobre el conjunto escultórico que ahora se halla sobre la acera, pegada al bordillo que la separa del tráfico, frente a la farmacia y con vistas laterales a O Castro. «Tal como está, no nos gusta cómo queda», afirma añadiendo que intentarán ponerse en contacto con algún representante municipal para que les explique «qué idea tienen de cómo quedará».

Con motivo del centenario de la muerte de Don Bosco, Correos emitió en diciembre de 1982 un sello conmemorativo que reproduce este monumento vigués. Rafael indica que la obra sufragada por la asociación fue un encargo realizado al escultor Camilo Nogueira y para reunir el dinero que costaba se hicieron bonos, «creo recordar que eran de 25 pesetas de la época», estima. Lo que sí recuerda es que el artista hizo un presupuesto pero al final costó algo más de lo que dijo. Al acto de inauguración acudieron el obispo López Ortiz, el alcalde Rafael Portanet y el presidente de la asociación, Enrique Sánchez Táboas, según se recoge en las actas de la entidad. También recalca un dato significativo, y es que en 1944 la calle se llamaba Ronda, a secas. «Fuimos los antiguos alumnos salesianos los que solicitamos al alcalde, que entonces era Luis Suárez Llanos, el cambio de denominación que fue concedido y desde entonces pasó a denominarse Ronda de Don Bosco».