Cristina Regojo: «El covid-19 ha recordado a muchos la importancia de las vacunas»

La médica viguesa sufrió meningitis de niña que le provocó una sordera bilateral que nunca la ha frenado. Ahora lucha para que se financie la vacuna del meningococo B

;
Cristina Regojo es la presidenta de la Asociación Española contra la Meningitis Esta doctora es sorda desde los 4 años pero escucha a través de un implante coclear

vigo / la voz

Un día de verano de 1981 marcó la vida de Cristina Regojo (Redondela, 1977). Tenía solo 4 años pero sabía que algo iba mal. La fiebre, los vómitos y el dolor de cabeza podían confundirse pero la aparición de unas manchas rojas por todo su cuerpo, que no desaparecían a la presión, aceleró el diagnóstico. Ingresó con meningitis antes de que se le suministrara un antibiótico que le salvó la vida. Pero el susto no había acabado para la familia Regojo Balboa, que un mes después descubrió que la meningitis le había provocado a su pequeña una sordera bilateral profunda. «Fue un palo grande», recuerda. En la cabeza de Cristina se hizo el silencio pero no el vacío. Casi 40 años después, aquella niña se ha convertido en la doctora Regojo, trabajadora del Laboratorio central del Meixoeiro, madre de dos hijos y presidenta de la Asociación Española contra la Meningitis.

Mientras la humanidad analiza cualquier ínfimo avance en el desarrollo de una vacuna contra el coronavirus, desde este colectivo sienten la impotencia que provoca que, existiendo vacunas contra los principales tipos de meningitis, la del meningococo B quede fuera de la financiación pública. «La vacunación privada contra la meningitis tipo B en Galicia ronda el 70 %. Me conmueve el esfuerzo económico que hacen muchas familias para proteger a sus hijos. Resulta difícil de entender que, en una sanidad como la nuestra, la vacunación dependa del bolsillo de cada uno mientras Castilla y León o Portugal sí la tienen incluida en su calendario».

En 2018-2019 hubo 17 casos en Galicia, 7 por meningococo B. En lo que llevamos de 2020, se registraron otros 17 casos de meningitis, tantos como todo el año anterior. «La alerta sanitaria ha hecho que muchos dejen de vacunar a sus hijos», se lamenta. La muerte es sin duda la consecuencia más grave pero las amputaciones, el daño cerebral o la sordera forman parte de la vida del 30 % de los afectados.

La Asociación Española Contra la Meningitis, que preside Regojo, publicó ayer, coincidiendo con el día mundial de la enfermedad, dos vídeos con testimonios de afectados para mostrar unos daños que son, en muchos casos, evitables. «Mucha gente cree que es una enfermedad del pasado pero, aunque afortunadamente hay menos casos, sigue habiendo un goteo incesante de familias afectadas que siguen necesitando el apoyo de la Administración para recuperar su vida. Necesitan rehabilitación, prótesis, fármacos o implantes cocleares».

Precisamente uno de esos implantes permite a Cristina Regojo mantener esta conversación. Su sordera bilateral profunda nunca ha sido un freno pero ahora, gracias a la tecnología, puede hablar por teléfono, escuchar música y atender a las preguntas de una entrevista. «Llevo un implante coclear, y estoy esperando por el segundo, dependo de la tecnología completamente me ha cambiado la vida, es una pasada».

Mascarillas anti-aislamiento

El coronavirus supone un doble aislamiento para personas que, como Cristina Regojo, tienen dificultades de audición. La facultad de leer los labios se apaga cuando una mascarilla impide el paso de la luz. «Está siendo complicado porque la gente me habla con la mascarilla. Afortunadamente ha llegado la solución, estas mascarillas que elabora el grupo Yo me pongo a coser de O Val Miñor». Desde la gerencia del hospital están realizando gestiones para comprobar si se pueden homologar y extender su uso a los compañeros del departamento donde trabaja la doctora Regojo. «Si hubieran existido antes quizás hubiera valorado, en mi carrera, hacer otra especialidad. Nunca me pude plantear estar en un quirófano por las dificultades que supone para mí que los demás lleven mascarillas».

Una carrera de fondo

Regojo es una experta en convertir las dificultades en oportunidades. Su enfermedad no impidió que estudiara hasta llegar a cumplir su sueño, matricularse en Medicina. «No ha sido un camino fácil pero mereció la pena. Me cuesta creérmelo, pero la verdad es que ha sido una carrera de fondo». El primer semestre fue muy duro, suspendió todas las asignaturas pero encontró un aliado que fue indispensable para que Cristina sea hoy la doctora Regojo. «Entonces, en la universidad no había la conciencia social de la discapacidad. Fue difícil llegar a una clase de 200 alumnos donde cada uno se tenía que buscar la vida. Yo leía los labios y en muchas clases me perdía y me era imposible coger apuntes. Tuve la suerte de que un compañero que se sentaba a mi lado me pasaba apuntes y me ayudaba. La carrera la saque yo, pero le estoy muy agradecida». El compañero se convirtió en marido y en padre de sus dos hijos, una niña de 10 años y un chico de 23 que está a punto de licenciarse en Medicina. No había otro destino posible para un joven que nació mientras su madre estudiaba 2º de carrera. «Ahora mismo no sé cómo pude hacerlo», confiesa con una sonrisa, que ahora también puede mostrar a través de su mascarilla.

SU CANCIÓN FAVORITA

«Mujer de las mil batallas», de Manu Carrasco. «He escogido esta canción porque es un tema que significa mucho para mí. Oírla me da coraje y fuerzas en los momentos en los que me siento cansada. Mi día a día no es fácil y esta canción consigue darme subidón cuando la escucho».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Cristina Regojo: «El covid-19 ha recordado a muchos la importancia de las vacunas»