El Guardés se estrella con Guerra

Las guardesas caen de cuatro en la ida de cuartos con la portera rival como protagonista y buscarán remontar en A Sangriña


vigo / la voz

Si el Guardés se ha acostumbrado en lo que va de temporada a que los rivales sufran a su portera, Marisol Carratú, ayer les ocurrió al contrario a las de Prades en la ida de cuartos de la Challenge Cup ante el Valladolid. Porque la guardameta local, Lulú Guerra se agigantó con 18 paradas que la convirtieron en la peor pesadilla de las guardesas. Contra este muro, el Guardés no pudo hacer mucho más que resignarse y asumir la derrota por 26-22 (11-10 al descanso). El próximo domingo decidirá A Sangriña.

Se respiró ambiente de gala en Huerta del Rey con muchos aficionados locales y un centenar de guardeses que hicieron sonar sus bombos como si estuviesen en A Sangriña. Los 60 minutos del choque fueron una fiesta de cánticos, aplausos y vítores para dos conjuntos que midieron fuerzas en busca de un sueño.

Buforn abrió el marcador desde los 7 metros, mismo punto desde el cual respondió Bea Puertas segundos después. El comienzo fue incierto, con intercambio de goles y sin que ningún equipo mostrase todas sus cartas. Eso sí, desde el inicio, Lulú Guerra, ya se hizo notar. Hubo tablas hasta el 4-4 del minuto 10 y ahí el Guardés apretó primero para el 4-6, el 5-7 con Buforn desde 7 metros y para el 6-8 de Campos. Hubo opciones desaprovechadas para irse tres arriba, pero el Valladolid no quería que las de Prades se escapasen. Parcial de 2-0 y vuelta a empezar (Min. 20, 8-8).

Campos primero y después Mazza colocarían un par de veces más al Guardés por delante (8-9 y 9-10), pero entre Guerra y Carratú se encargaron de desquiciar a las lanzadoras de los dos equipos y dejar el marcador invariable (10-10) durante más de siete minutos. Peñas pidió tiempo muerto a falta de dieciséis segundos, cañonazo de Grosso y

renta mínima para irse al descanso (11-10).

La segunda parte sentó mal a las aspiraciones del Guardés. El rival salió de vestuarios como un vendaval y antes del minuto 32 la renta local ya era de cuatro tantos (min. 31:59, 14-10). Los lanzamientos de Grosso resultaban imparables para Carratú -poco después le daría relevo Meriem Ezbida- y un acelerado Valladolid iba dejando al Guardés en la estacada. Aun así, el conjunto del Baixo Miño no cejó en su empeño (14-12, 15-13, 20-18, 21-19 y 24-22) y se esforzó hasta el final, aunque los intentos fueron en vano. Prades admitió que es un «resultado duro» que castiga en exceso los errores del equipo.

?Carmen Sanz, Elba Álvarez (3), Bea Puertas (3), Iara Grosso (4), María González (2), Lourdes Guerrera, Agustina López (1), Mireia Díez

(2), Joana Bolling (4), Teresa Álvarez, Sara Moles (2), Yunis Camejo (1), Elena Cuadrado (4), Rafaela Bergara y Marina del Castillo.

?

Ezbida, África Sempere (2), Sandra Marqués (2), Mazza (1), Campos (5), Lorena Pérez (4), Sara Bravo (1), Estefanía Descalzo, Paulina Pérez (6), Patrícia Lima, Cristina Barbosa, Rosario Urban (1), Carla Gómez, Sarah Valero y Marisol Carratú.

Marcador cada cinco minutos: 1-2, 4-4, 5-6, 8-8, 10-10, 11-10 (descanso), 15-12, 17-14, 20-17, 21-18, 23-20, 26-22 (final).

Árbitros: Marion Kull y Alvar Tint (Estonia). Excluyeron por las locales a Yunis Camejo (descalificada con 3 exclusiones) y a Lorena Pérez y Carla Gómez de las visitantes.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Guardés se estrella con Guerra