Bombero en el Miñor y en Etiopía

Pablo Martínez viaja con una ONG para ayudar a otros profesionales de Addis Abeba y en el orfanato


nigrán / la voz

Pablo Martínez Lemos es bombero profesional, tiene 39 años y trabaja en el Grupo de Emerxencias Supramunicipal (GES). Pero su vocación no tiene fronteras. En el 2016 viajó como voluntario de la Asociación Participa para la Inclusión Social al campo de refugiados de Katsikas, en Grecia, a donde llevaron y distribuyeron material humanitario recogido durante un año por la Agrupación Integral de Rescate y Emergencias (AIRE) de A Coruña. Pablo Martínez Lemos entró en contacto con esta oenegé en el 2010 y al año siguiente ya voló con ellos a Etiopía, donde participó de un proyecto centrado en una casa de acogida para menores huérfanos y ahora, ocho años después, vuelve a África con un nueva misión solidaria.

«Las cosas allí están tan mal que cuando vas tienes que ser como una navaja multiusos», explica a menos de una semana para embarcarse en el viaje que les llevará a Bole, que es una de las diez ciudades en las que se subdivide Addis Abeba, que es la capital de Etiopía. Hace justo un año hubo una expedición previa para reconocer la situación real y detectar las carencias y necesidades de la casa acogida, las de los bomberos que actúan en la capital, el orfanato Kibebe Sejhai y la del colegio Digafia, en el que estudia un acogido de esta asociación. «La conclusión unánime a la que se llegó fue la de que los bomberos de Addis Abeba cuentan con carencias generales en referencia a sus homólogos europeos y, particularmente, unas necesidades perentorias en cuanto a material y formación en rescate», explica la Asociación Participa para la Inclusión Social.

A Pablo Martínez Lemos, con once años de trabajo en el GES del Val Miñor, experto además en casos de emergencia y discapacidad le faltó tiempo para sumarse al contingente de ayuda que parte el miércoles hacia Addis Abeba.

En esta ocasión, la expedición viaja con material contra incendios. Desde trajes a extintores, cuerdas, arneses, bloqueadores y todos los medios materiales que han conseguido recolectar en el último año. Con Pablo, otros cuatro voluntarios, uno de ellos también bomberos conforman el equipo humano que durante diez días formará a los profesionales etíopes para que puedan sacar el mayor partido a estos medios, especialmente en los rescates en altura o subsuelo, «para los que carecen de medio alguno». Los incendios y accidentes eléctricos son causas de auténticas tragedias humanas, también en los centros de acogida por lo que mejorar la seguridad es una prioridad. Además llevarán leche en polvo para los recién nacidos del orfanato, que está ubicado en un área con una alta tasa de mortalidad y un grave problema de malnutrición infantil. Cualquiera puede aún colaborar en esta solidaria causa donando alimento para estos bebés en riesgo llevando leche en polvo a la sede del GES Val Miñor, ubicada al lado del IES Val Miñor hasta el lunes.

«Es sin duda una experiencia vital. Vas dispuesto a hacer lo que haga falta para ayudar porque aquí vivimos con los mínimos cubiertos, pero allí los niveles de preocupación son otros y has de estar para lo que sea», sostiene el bombero más internacional del GES del Miñor.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Tags
Comentarios

Bombero en el Miñor y en Etiopía