«Siempre confié en que volvería a mi nivel tras el parón»

El palista, que dejó el deporte durante un año y medio, logró el bronce en el Europeo de maratón


Vigo

Iván Alonso se colgó el pasado fin de semana su primera medalla en una gran cita internacional tras el parón de año y medio apartado del piragüismo. La falta de motivación le llevó a tomarse un respiro para oxigenarse, según sus propias palabras, y regresar con más fuerza. Con el bronce en el Europeo de maratón al cuello, puede decir que el objetivo está conseguido mientras se marca ya como próxima meta un nuevo podio en el Mundial en octubre.

-¿Qué sabor tiene este bronce tras tanto tiempo sin subir al podio a este nivel?

-Después de un año y medio parado, lo más importante era saber que podía estar al más alto nivel y luchar por una medalla. El objetivo era afianzar esas posibilidades y es una gran alegría haber podido conseguir este resultado.

-Paró por falta de motivación. ¿La ha recuperado por completo?

-Es complicado, porque practicar un deporte en España, salvo los que son remunerados y puedes ser profesional y vivir de ello, supone una falta de recursos y unas dificultades que te lastran y te desgastan. Lo ideal sería tener siempre la tranquilidad de contar con los medios suficientes y eso es muy complicado.

-Usted sigue compatibilizando el deporte con otro empleo.

-Sí, tengo un negocio propio, una crepería, y dentro de lo difícil que es, busco la manera de compaginarlo. Pero está claro que no dispones de las horas de entrenamiento y de descanso de las que dispone, por ejemplo, un tenista que sí puede vivir de su deporte.

-¿Sus oponentes en las competiciones internacionales viven situaciones similares?

-Depende mucho de cuál sea el deporte rey en cada país y la atención que se le preste, de lo que guste el deporte o de lo que interese en los medios. De eso depende muchas veces que puedas optar a un mejor patrocinio. Está claro que en ocasiones compites con gente profesional que puede dedicar muchas más horas a la semana al entrenamiento y al descanso necesarios para rendir bien.

-¿De qué manera le afectó a su regreso el hecho de haber estado tanto tiempo parado?

-Venía de una mala situación, de un cúmulo de circunstancias a nivel personal y de club y me retiré porque todo aquello me había sobrepasado. El nivel de saturación importante y necesitaba oxigenarme, desconectar a nivel mental. A nivel físico sí que cuesta al principio retomar esa dinámica y ser capaz de llegar a esos niveles de sufrimiento a la hora de entrenar y competir.

-¿Siempre confió en que podría volver a ser el mismo de antes como ha demostrado con esta medalla?

-Sí, siempre tuve claro que había posibilidades reales de conseguirlo. Luego las cosas podían salir o no, pero para volver necesitaba hacerlo con garantías. Para pasar un mal trago no valía la pena volver a intentarlo.

-¿Qué papel ha tenido su nuevo club, el Piragüismo Olívico, en su vuelta a la competición?

-Estoy superilusionado con ellos, es un club muy joven, es su cuarta temporada y todo el mundo está muy motivado. Hay niños pequeños que están empezando y gente que trabaja para impulsar el club. Conseguir recursos nunca es fácil, siempre cuesta, pero hay muchas ganas.

-En octubre tiene una nueva cita importante, el Mundial. ¿Qué objetivo se va a marcar para esa cita?

-Después de este bronce, la idea es ir a por otra medalla. Aunque Sudáfrica es la gran dominadora, ya se le ganó en el 2012 y hay que afrontarlo. Está siendo una temporada distinta en el que en vez de variedad de pruebas buscamos una base importante en la larga distancia y para eso estuvimos en pruebas de ese perfil en Sudáfrica, Argentina y Uruguay. Nos enfocamos mucho en esas distancias porque era necesario centrarnos para pasar el corte selectivo de la Copa de España en Castrelo de Miño.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«Siempre confié en que volvería a mi nivel tras el parón»