Manu Justo, de la banda al gol

En su debut en Segunda B se estrenó como delantero y ahora el máximo realizador del Coruxo


vigo / la voz

Manu Justo (Vigo, 1996) no jugaba de delantero desde su época juvenil en el Areosa, en donde se había enfundado el nueve de un modo esporádico. Por imponderables del fútbol Jacobo Montes, el entrenador del Coruxo, decidió probarlo ahí y el resultado son seis goles, su mejor cifra goleadora como sénior cuando todavía falta un buen puñado de jornadas por delante.

«Siempre había jugado de extremo o de media punta y de hecho en el Coruxo comencé en banda pero un día me pusieron arriba y hasta ahora. Fue una decisión del míster, no teníamos delanteros porque había gente con problemas de lesiones y me comentó si podíamos barajar esa opción y la verdad es que me encuentro muy bien en esa posición», comenta Justo, que también aclara que actúa como «falso nueve, no soy tan posicional como otros».

En esa posición, además, se siente más liberado que en la banda «en donde a veces estás más limitado porque solo te puedes ir hacia dentro o en vertical, porque hay un lado de la banda por el que no puedes ir porque estás fuera del campo y entonces al jugar de delantero tienes mucha más movilidad para ir a cualquier lado». Además, al estar en un equipo que apuesta por el juego combinativo «es mucho más agradable y más cómodo jugar en esa posición».

Procedente del Arousa, Manu ha entrado en el fútbol de bronce por la puerta grande, marcando cuatro goles con el pie, uno de cabeza y otro de penalti. Desde los once metros provocó el empate ante el Fuenlabrada el domingo pasado. Era su primera pena máxima. «Me lo dejaron tirar y la verdad es que estoy contento». Un síntoma de galones y de confianza.

Después de vivir toda su etapa de formación, desde alevines, en el Areosa, y de pasar por el Rápido de Bouzas y el conjunto arlequinado en Tercera, los seis goles y su continuidad en el once son la mejor explicación para entender que la adaptación a la Segunda B no necesitó de peaje. «Al principio siempre se nota la diferencia sobre todo al subir de categoría, el ritmo con pelota, hay mejores jugadores, pero gracias al equipo y a los compañeros me he ido adaptando bien y creo que estoy en un buen momento». Además, este es su primer año a tiempo completo para el fútbol después de finalizar sus estudios de Tafad en Pontevedra.

Explotar marcadores cortos

Un momento que coincide también con la bonanza colectiva. Los coruxistas se han especializado en rentabilizar marcadores cortos -«conseguimos una solidez defensiva al principio de liga que seguimos manteniendo y es muy importante»- y después de 24 partidos y a falta de 14 solo están a cuatro puntos del play off de ascenso a Segunda. «Primero la salvación y cuando consigamos los puntos necesarios habrá que soñar lo máximo posible», comenta. ¿Y mira para el cuarto? «El cuarto queda un poco alto», responde entre risas mientras elogia el nivel de la plantilla: «El objetivo 100 % es salvarse, pero el Coruxo tiene muy buenos jugadores, una buena plantilla y un equipo competitivo para la categoría». Argumentos más que suficientes para pensar en poner la guinda a un año redondo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Manu Justo, de la banda al gol