El entroido empieza «siniestro»

Los merdeiros irrumpieron en el pregón y «enfariñaron» al alcalde


vigo / la voz

Ya es carnaval. Lo dijo el pregonero, aunque le costó lo suyo dejarse oír tras la irrupción de un grupo de merdeiros (figura tradicional del entroido vigués recuperada la pasada década) e instó a los vigueses a ponerse contentos aunque muchos estén cada vez más tristes. Es carnaval y hay que divertirse, lo dijo gritando mucho Julián Hernández desde un palco instalado en la plaza de la Constitución, un músico que además de saber hacer canciones, sabe ponerle mucho humor a la vida, al menos, en la banda sonora que él y su grupo, Siniestro Total, llevan escribiendo desde hace 30 años para compartirla con sus muchos seguidores. Por eso mismo, porque el emblemático grupo de rock vigués está de aniversario, fue convidado su líder por el Concello de Vigo para dar el chupinazo virtual al entroido de Vigo, que aunque no tenga la enjundia y la tradición que otros más pintorescos que se celebran en Galicia, también tiene su aquel. Hernández trataba de dar su discurso mientras los irreverentes merdeiros tomaban posiciones en el palco y se hacían hueco entre la corporación municipal, con la concejala Isaura Abelairas disfrazada de cabaretera, esparciendo harina sobre ellos. El alcalde, Abel Caballero, fue el que acabó más enfariñado. Además tuvo que bregar con un espontáneo que salió a la palestra con una careta del regidor vigués y una corbata con el logotipo de alcaldía que tanto le gusta. Y aguantando el tipo, acabó bailando junto a su réplica, que se cayó y casi no lo cuenta.

La plaza de la Constitución, ya de por sí animada cuando cae la noche en el Casco Vello, colgó ayer el cartel de completo con numerosos ciudadanos dispuestos a dejarse llevar por la fiesta durante unos días y olvidarse de los problemas cotidianos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos

El entroido empieza «siniestro»