Dos viajes, dos revoluciones

Soledad Antón García
soledad antón VIGO / LA VOZ

VIGO

Hasta París en autoestop en julio del 68 y a Lisboa en avión en el verano del 74

14 ago 2011 . Actualizado a las 06:00 h.

Ha tenido Ventura Pérez Mariño muchas vacaciones especiales, viajes que, por uno u otro motivo, le han dejado poso. Tras tomarse un día para bucear en la memoria termina eligiendo dos: Julio del 68 en París y verano del 74 en Lisboa, justo después de que una y otra ciudad vivieran sendas revoluciones que han dejado huella en el calendario político y social de Europa.

En el primer caso el juez, por entonces universitario en Madrid, aún no había cumplido los 20. Su precaria economía de estudiante no le permitía grandes dispendios -«tenía mucho tiempo y poco dinero», afirma-, así es que optó por desplazarse en autostop, un método muy socorrido en aquel momento y ahora prácticamente en desuso porque nadie se arriesga a posibles «sorpresas».

Había quedado Pérez Mariño de encontrarse en la capital francesa con un amigo, que llegaba desde Londres, a mediados de julio. Por razones obvias, sin hora ni día fijos. Y es que desde Vigo a París en autostop se puede llegar en tres días o en dos semanas. Al final, lo hizo en poco más de una. Otro tanto le llevaría el camino de vuelta.