Con el médico a doce kilómetros

Vecinos de Crecente deben viajar a A Cañiza por las vacaciones de su facultativo. Las críticas del gobierno para exigir un sustituto no obtuvieron respuesta del Sergas


«Ahora vamos a tener que estar pendientes del calendario de vacaciones de don Luis para ponernos enfermos». Así de indignada hablaba ayer la concejala de Sanidade, Marisol Gómez Domínguez. La falta del médico en el centro de salud de Crecente no solo le ha afectado como miembro de la corporación, sino también como vecina. Estos días pasados ha tenido que trasladarse a A Cañiza ante la falta de un sustituto.

Pese a la intervención del Concello para lograr una solución con el Sergas, lo cierto es que esta semana los 1.200 usuarios del médico local tuvieron que pensarse dos veces lo de ponerse malos. Recibir atenciones fue un problema que requería un viaje a doce kilómetros de distancia y solo en horario de tarde. Y es que por la mañana, el centro del vecino municipio tiene que recibir a los usuarios habituales.

«Esto es una vergüenza. Los vecinos de Crecente pagan su Seguridad Social igual que los de cualquier otro municipio y tienen que tener los mismos derechos», apuntó la edil. La situación se agrava por el crecimiento de población que tiene estos días el concello, puesto que recibe a familiares y jóvenes que regresan al hogar para disfrutar de las vacaciones. A ello se une el envejecimiento poblacional de toda la comarca. Además, el mismo facultativo atiende a un centro de mayores y otro de discapacitados. Los problemas de los vecinos afectan tanto a su necesidad de recibir cuidados como en los trámites de bajas laborales o recetas para recoger sus medicamentos en la farmacia.

Mayores

«Esto es un cachondeo, se están riendo de nosotros. Uno no puede estar de paseo con un familiar enfermo de 80 años esperando a conocer donde lo pueden atender», apuntaron desde el municipio, donde los usuarios no estaban avisados de la falta del médico y se encontraron el lunes con la situación al llegar al centro de salud. Lo mismo ocurrió con los mayores que reciben visitas a domicilio, puesto que el número de dependientes en el municipio es alto.

Además, no es la primera vez que ocurre algo así. «Cada vez que hay vacaciones o una baja es un problema, porque el Sergas no planifica las sustituciones. Al final si te pasa algo tienes que llamar al 061 para que te den alternativas», recuerdan los vecinos.

La situación no afecta a todo el concello, ya que cerca de 300 cartillas están adscritas a la médica que atiende en el despacho de la parroquia de Filgueira. La misma atiende en el centro de salud local durante una hora a sus pacientes.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

Con el médico a doce kilómetros