El PP se reunirá con colectivos vecinales para diseñar su oferta de nuevo Plan Xeral en el 2011

J.F.

VIGO

03 abr 2009 . Actualizado a las 11:23 h.

La oposición popular está convencida de que los problemas urbanísticos de la ciudad pueden ser una baza para volver al gobierno municipal en el 2011. Por este motivo, tras el golpe de efecto de anunciar la reforma del Plan Xeral si ganan las próximas elecciones el PP, diseña ahora una estrategia para coordinar a los colectivos descontentos.

De esta forma, el portavoz popular de Urbanismo, José Manuel Figueroa, tiene previsto iniciar a la vuelta del verano una tanda de reuniones con colectivos vecinales y de afectados por el Plan Xeral para redactar su propuesta de nuevo documento urbanístico. «Tenemos muy claro que hablaremos con los ventidós colectivos que forman parte de la Comisión de Seguimiento del Plan Xeral, a los que conocemos perfectamente de los años que se elaboró el documento. Nuestra intención es conocer sus demandas y elaborar una propuesta de consenso».

Sin embargo, el PP irá más lejos y se reunirá con las asociaciones vecinales y también con los colectivos de afectados. Por los mismos motivos tiene perfecto conocimiento de las pretensiones de los vecinos, aunque la sorpresa es que también acepte reunirse con los afectados, con quienes mantuvo tensas relaciones entre 2003 y 2007, mientras fue concejal de Urbanismo. Figueroa asumió ayer en conversación con La Voz que su intención «es no excluir a nadie y realizar una propuesta transparente; una vez elaborada será nuestra bandera y como programa para las elecciones municipales de mayo de 2001».

Cartas boca arriba

En un anticipo que deja claro el alcance de la iniciativa, y que paralelamente cierra cualquier atisbo de acuerdo urbanístico entre gobierno y oposición en lo que queda de mandato, el PP insiste en que el objetivo de su partido es «saber que quiere Vigo partiendo de la base de que el actual Plan Xeral es inviable, lo que hace obligado tomar decisiones».

Con este planteamiento de salir a la calle y pulsar la opinión de los vigueses «de alguna forma ponemos las cartas boca arriba para que todos sepan lo que queremos; de hecho, el resultado lo colgaremos en la página web para que sea de dominio público», precisó.

No manifiesta Figueroa preocupación alguna por el anuncio del alcalde de que preguntará a Feijoo cuando sea presidente de la Xunta si comparte la apuesta del PP vigués de cambiar el Plan Xeral. «Las competencias autonómicas en urbanismo son las de velar por la legalidad de los planeamientos, pero los concellos son los que deciden el modelo de ciudad que desean y son los que toman la iniciativa conforme a su respectiva voluntad política. Dudo mucho que Feijoo se vaya a meter en el urbanismo que decida la corporación viguesa».

La apuesta del PP por el cambio del Plan Xeral ha recibido críticas del gobierno municipal mientras colectivos como los promotores y la federación vecinal, que censuraron la redacción final, han sido mucho más comedidos. El resto de los miembros de la comisión de seguimiento guarda silencio.