Un año de cárcel para el ex ciclista Marcos Serrano por un accidente

VIGO

13 dic 2008 . Actualizado a las 14:32 h.

El ex ciclista Marcos Serrano ha sido condenado a un año de cárcel como culpable de un delito de homicidio por imprudencia. El joven, dueño de una finca de Cabanas-Trasmañó, en Redondela, ordenó levantar en 1998 un muro de contención de tierras de su jardín que alcanzó casi ocho metros de altura sin solicitar ninguna licencia ni contratar a un director de obra.

El magistrado considera probado que la tapia tenía varios defectos. Por ejemplo, carecía de zapatas de hormigón para garantizar su estabilidad, tenía un grosor insuficiente en la cimentación y en la coronación, un sistema inadecuado de drenaje y un relleno de escasa consistencia para la envergadura de la obra.

El juez sostiene que las cargas y las filtraciones arruinaron el muro de piedras de granito que se abombó, según denunciaron los vecinos ante el Concello de Redondela en el 2001. Uno de los denunciantes, el bodeguero Diego Carnero Vidal, de 67 años, murió aplastado cuando el muro se desplomó el 7 de enero del 2003. La víctima salía de su vehículo, estacionado junto al muro, tras oír unos ruidos pero no tuvo tiempo a escapar de los grandes bloques de piedra que se le vinieron encima.

El juez de lo Penal número 3 de Vigo también condenó a un año de cárcel y la inhabilitación para ejercer su profesión durante tres años al ingeniero técnico Antonio Álvarez González como autor del diseño del proyecto y a los constructores José Antonio Martínez Cabaleiro, José Antonio Álvarez Valle y Alberto Vázquez Villar. Deben indemnizar con 93.772 euros en total a la viuda y dos hijos de la víctima.

El padre fue absuelto

El juzgado absolvió al padre de Marcos Serrano, Alfredo, del delito de homicidio imprudente porque se limitaba a seguir las órdenes y recomendaciones de su hijo, dueño de la finca. También fue exculpado el aparejador municipal Juan Manuel Estévez Lamas del delito de denegación de auxilio. El cantero José Antonio Nieto fue absuelto.