El Imán pide a la RAE que acepte el término aporofobia


Aporofobia. El término acaba de acuñarse y sirve para nombrar el sentimiento de rechazo que en muchas personas provocan los pobres. El grupo vigués Imán, que desarrolla una callada labor de integración con el colectivo de los desamparados, inició ayer una sonora campaña para que la Real Academia Española integre este vocablo en el diccionario. Ayer dieron el primer paso para familiarizar a los vigueses con un término que describe una realidad. «La verdadera actitud que subyace en muchos comportamientos racistas -explicaron ayer desde el Imán- no sería, en realidad, la hostilidad a los extranjeros o a las personas que pertenecen a una etnia diferente a la mayoritaria, sino la repugnancia y el temor a los pobres, a las personas que no presentan el 'aspecto presentable' de quienes tienen cubiertas sus necesidades básicas».

La palabra se ha construido a partir de una denominación griega, áporos, que significa pobre, sin salidas o escaso de recursos. La plaza de la Constitución se llenó ayer de cartelones en los que aparecía impreso este término, que los miembros de Imán quieren introducir en el vocabulario de los vecinos. De momento pretenden llamar la atención sobre este vocablo, al que dotarán de significado en los próximos días con una charla en la que explicarán que la aporofobia es una actitud «completamente intolerable puesto que hacen este mundo un lugar más hostil e inhabitable».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Tags

El Imán pide a la RAE que acepte el término aporofobia