Camino real o carretero

Reportaje | La guerra de las infraestructuras en el siglo XVIII Los intereses de A Coruña se impusieron a los de ayuntamientos como Pontevedra, Vigo, Ourense y Santiago en la construcción de la carretera de unión con Castilla


vigo

Ni es nuevo que el Estado mantenga una posición de cierto olvido respecto a Galicia, ni tampoco que las diferentes ciudades gallegas compitan entre sí por llevarse las mejores tajadas de los presupuestos del Estado. Ambas afirmaciones tuvieron una plasmación especial durante la segunda mitad del siglo XVIII.Entonces, Galicia tenía las mismas vías de comunicación internas que a finales de la Edad Media, pero con las necesidades de doscientos años más tarde. Durante el reinado de Carlos III, los gobiernos españoles apostaron por comunicar Madrid con el puerto de A Coruña a través del llamado Camino Real, que pasaba por Benavente y entraba en Galicia por el paso siempre complicado de Pedrafita. Esta opción fue criticada por el resto de los ayuntamientos importantes, desde Santiago hasta Ourense, pasando por Pontevedra y Vigo, que se veían arrinconados con la construcción de una carretera que iba directa hacia la ciudad herculina. Por ello, estas corporaciones reclamaban al gobierno de Carlos III la ampliación y mejora del Camino Carretero que venía de Benavente y pasaba por Ourense para después dirigirse hacia Santiago, pero con desvíos importantes hacia Vigo. Estas peticiones no lograron sus frutos.Vía marítimaEl gran perjudicado de estas deficiencias era Vigo, que si bien mantenía un importante intercambio de mercancías por vía marítima, no podía seguir creciendo debido al abandono que presentaba su carretera de enlace con Castilla. El estado de este antiguo camino era tan malo que las diligencias procedentes de Vigo, alcanzaban Ourense tras desviarse hacia Santiago y Lugo.De fondo, se estaba librando la batalla del comercio con América. Hasta 1794, el puerto de Vigo no tiene autorización para comerciar con las colonias de ultramar, pero cuando lo consigue no tiene las carreteras necesarias para mover hacia el interior las mercancías. Vigo, que entonces estaba incluida dentro de la provincia de Tui, hace en 1792 una propuesta al gobierno de Carlos IV para que el impuesto que grababa el consumo de sal, pudiera ser invertido íntegramente en la construcción del camino de Benavente. Se argumentaba entonces que era necesaria la construcción de esta vía para dar salida hacia el interior a la pesca de las Rías Baixas, y permitir que el vino del Ribeiro pudiera ser exportado a través del puerto de Vigo. Y es que las deficientes condiciones de este camino, hacía que los arrieros, una profesión entonces casi totalmente en manos de los maragatos leoneses, apenas frecuentasen la villa de Vigo, provocando una merma de servicios al tráfico marítimo. Los eruditos de la época, como el padre Sarmiento, criticaron el apoyo al Camino Real de A Coruña porque decían que se condenaba a la desasistencia a las provincias de Tui y Ourense, y especialmente a los puertos de Pontevedra y Vigo. Incluso, el presidente e inspector general de Caminos, el conde de Guzmán, relató en un libro la importancia de realizar el Camino Carretero para la economía de todo el sur de Galicia. Lo curioso del asunto es que la Superintendencia General de Caminos y Correos acordó en tres ocasiones la construcción de la carretera de Benavente por Ourense. Fue en marzo de 1786 y de 1795, y en julio de 1803. ¿Por qué no se hizo? Las malas lenguas de la época achacaron la desatención a la presión de A Coruña, que defendía su monopolio comercial. Pero no sólo la urbe herculina tenía delito en esta cuestión. Los diferentes gobiernos de la época pasaban mucho del noroeste peninsular, incluso desviaron en varias ocasiones dineros hacia otras obras, a pesar de que eran recaudados a través de impuestos pensados para Galicia. En esta pelea, se distinguió por su papel defensor de los intereses vigueses, el diputado general Vicente Vázquez del Viso. Las crisis financieras vividas durante el reinado de Carlos IV, la Guerra de Independencia y el agitado reinado de Fernando VII impidieron la construcción de la carretera hasta muchos años después. Los datos de este reportaje están extraídos de los libros Vigo en su historia e Historia de Vigo .

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Camino real o carretero