Vidal: «En la llegada de Abanca hay el agradecimiento de una persona hacia esta comunidad  y esta ciudad»

El presidente del Deportivo ha insistido en que de esta junta ha salido el deportivismo más fortalecido


En el breve discurso con que Fernando Vidal ha cerrado la junta general extraordinaria de este martes, el máximo responsable del Deportivo recordó la galleguidad de la nueva accionista mayoritaria del club. «Abanca es una empresa gallega con sede en A Coruña. A Escotet [en referencia al presidente de la entidad bancaria] lo había conocido en mi anterior etapa como consejero y he vuelto a tener trato con él en los últimos meses, y esto no me parece una operación especulativa. En esta operación hay el agradecimiento de una persona hacia esta comunidad y esta ciudad, y la mejor forma de demostrarlo es entrar en un club que lo necesita. No ha entrado en Primera, sino que nos echa una mano en Segunda o en Segunda B. Esto nos permitirá tener el club un poquito mejor saneado, pero no es el fin del camino», ha añadido.

Vidal, que ha agradecido el tono general moderado de la junta, recordó que cuando se presentó en la asamblea del 17 de diciembre lo hizo solo. «Subí a ese estrado, porque no me rendía y quería luchar porque el club no bajase. Y la única manera era de la mano de un socio financiero. Me costó trabajo que alguien vea las circunstancias económicas de un club camino de la Segunda B. Abanca nos suministró el dinero para incorporar un nuevo cuerpo técnico y nuevos jugadores», explicó, antes de entroncar su discurso con la situación actual: «Da coraje que ahora nos quieran robar el esfuerzo que hemos acometido».

Reconocimientos a Álex Bergantiños entre las duras críticas a la plantilla

Las críticas a la plantilla se han convertido en el común denominador de las intervenciones de los distintos accionistas del Deportivo que tomaron la palabra en la recta final de la junta extraordinaria del Deportivo. Todos han censurado con dureza el rendimiento colectivo del equipo y la horrible temporada que ha protagonizado. Solo Bergantiños y Fernando Vázquez se han salvado de los ácidos comentarios.

Juan José Lojo Fandiño se ha lamentado de unos jugadores fichados sin sentimiento de pertenencia que llevaron a este club centenario a Segunda B. «Solo nuestro capitán puso la cara», ha matizado el accionista, en referencia a la lesión que Álex Bergantiños padeció en el partido de ida de la final por el ascenso de la pasada temporada. También Xosé Iglesias Salorio se ha acordado de afear el rendimiento muy deficiente de la plantilla del primer equipo, aunque, dijo, «lle recoñezo a Vázquez e a Bergantiños os seus esforzos. Iso si que é deportivismo», ha subrayado.

David Iglesias Pena ha pedido de cara al futuro del club «más Álex Bergantiños y menos gente de fuera», así como un renovado impulso a las categorías de base que también habían comentado otros accionistas en sus intervenciones. «Hay que hacer en el fútbol base jugadores que sientan lo nuestro, las guerras se ganan con soldados autóctonos», ha llegado a comentar José Ángel Alonso Cabarcos.

Tras varias intervenciones en las que se ha reconocido el descenso a Segunda B como una de las situaciones más duras de toda la historia del club, Gabriel Barreiro Veiga ha arrojado un poco de optimismo con una pregunta que quedó flotando en la atmósfera del auditorio: «¿Cómo sabemos que esto que nos está pasando es una desgracia o una bendición? El tiempo lo dirá».

Gran presencia de accionistas en una junta marcada por el protocolo anti-covid

La junta de este martes se ha celebrado en el auditorio más grande del Palexco de A Coruña, al que se accede desde el mismo recibidor principal. Los accionistas entraban con una tarjeta en la que figuraba el número de butaca en la que se debían acomodar, cada uno separado por dos asientos vacíos de su vecino más próximo. No ha sido la única medida anti-covid que se llevó a cabo, pues una azafata limpió el atril y el micrófono tras cada intervención, así como un circuito ha marcado los recorridos de los accionistas hasta las urnas de votación.

A las siete en punto ha hecho su entrada en la sala el presidente Fernando Vidal, a quien se ha visto departir con varios accionistas antes de reunirse con el resto de consejeros en la mesa principal y tomar asiento. Uno de los protagonistas de la junta, Miguel Otero, ha sido de los primeros consejeros en llegar al lugar donde se ha celebrado la asamblea con una bolsa de plástico roja en la mano. Allí portaba el voluminoso dosier que entregó al secretario del consejo tras su intervención.

A diferencia de otras ocasiones, las votaciones se han llevado a cabo durante las intervenciones de los accionistas, lo que ha reducido el tiempo de una asamblea que se presumía larga por la gran cantidad de accionistas que acudieron. En una soleada tarde de julio, el propio presidente ha abierto la junta general con una felicitación a todos aquellos que acudieron de forma presencial a una asamblea que calificó como «muy importante para la historia de la entidad por el tema económico y el contexto deportivo».

La junta del Dépor aprueba la ampliación de capital y queda en manos de Abanca

Paulo Alonso

La propuesta del consejo de administración contó con el respaldo del 96 % de las acciones presentes o representadas en la junta de Palexco

En un momento crucial para la historia de una entidad nacida en 1906, cuando el fútbol era un pasatiempo para aficionados, el Deportivo abrazó este martes el rescate de Abanca. Con cerca de 90 millones de deuda, y cuando dirime una cruenta batalla de reclamaciones para evitar su descenso a Segunda B por culpa de un final de liga adulterado, el club aprobó en su junta de accionistas un cambio de modelo. Con el respaldo abrumador de un 96 % del capital social representado en Palexco, donde celebró la junta extraordinaria, se aprobaron tres ampliaciones de capital. En virtud de las dos primeras, la entidad financiera convierte en acciones los cinco millones que le brindó como préstamo participativo en enero y otros 30 del total de 63,5 que el equipo le adeudaba: un cambio que no afecta a la presidencia de Fernando Vidal, pero que convierte a Abanca en la dueña, con un 78% del capital social del club. La tercera ampliación, también aprobada, pondrá a disposición de los actuales propietarios y de cualquiera, en tres fases, otros 35 millones en acciones. Así, la deuda del club, que llegó a ser de 160 millones en el 2013, baja a menos de 55.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Vidal: «En la llegada de Abanca hay el agradecimiento de una persona hacia esta comunidad  y esta ciudad»