Las casualidades no existen


La primera llegó fruto de la insistencia. Con Luis César en el banquillo y tras batir un récord de jornadas consecutivas sin ganar. La segunda, ya con Fernando Vázquez al mando. Un partido feo en Soria, pero valió aquello de «entrenador nuevo, victoria segura» y Somma se encargó de firmar el triunfo. Para la tercera se apuntaron dos recién llegados, Sabin Merino y Emre Çolak. El turco, aturdido por el éxito, se autoexpulsó al ir a celebrar con la grada el gol que certificaba la remontada. Llegó la cuarta, quizá en el mejor partido de los últimos, frente al líder. En la quinta, tuvo que aparecer Dani Giménez para detener todo lo parable y hasta un penalti. De nuevo, sufrimiento máximo, y altísima rentabilidad para el tercer gol consecutivo de Sabin Merino. Y, otra vez, con trabajo y más trabajo pero con casi treinta mil gargantas empujando, llegó la sexta. La que hace cambiar la vista de abajo hacia arriba.

Cada uno de los seis triunfos consecutivos que acumula el Dépor y que le permiten soñar tiene unas particularidades. Con mayor o menor fortuna. Con mayor o menor acierto. Una vez puede pasar. Dos también. Pero seis... Y ahí es cuando toca recordar que las casualidades no existen. Al menos, con tanta prolongación en el tiempo.

Este Dépor se ha ganado el derecho a soñar. Lo ha hecho en un mercado invernal en el que ha sabido fichar y soltar lastre. Quizá no todo lo que hubiera gustado (ni de entradas ni de salidas) pero de forma suficiente como para cambiarle la sonrisa a una ciudad que vuelve a creer.

Una hinchada feliz pero que sabe bien que como dijo Arsenio «ojo a la fiesta que te la quitan dos fuciños». Mientras, a disfrutar de la música y a mirar hacia arriba, que ya es tiempo de dejar de fruncir el ceño.

Un Deportivo imparable logra su sexta victoria consecutiva ante el Las Palmas

Pedro Barreiros

Merino y Bóveda sellaron la sexta victoria consecutiva en un Riazor volcado con sus colores

A este Dépor no hay quien lo pare. Seis triunfos consecutivos han transformado a un equipo que se ha reencontrado consigo mismo y no encuentra techo. La mejor entrada en Riazor bautizó a un Deportivo coral, impenetrable y que se agarra con uñas y dientes al tren de las victorias. La sexta liguera consecutiva llegó de forma épica, frente a un Las Palmas dominador de principio a fin, después de las lesiones de Merino y Montero, y pese al gol en propia meta de Somma. Nada soporta la fuerza del nuevo equipo de Vázquez.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
23 votos
Comentarios

Las casualidades no existen