Un décimo con premio para el Liceo

El Liceo buscará frente al Girona un nuevo triunfo, que le permitiría igualar el mejor inicio de Liga de su historia con diez victorias seguidas


El 23 de mayo de 1992, el entonces denominado Liceo Caixa Galicia conquistaba la última Copa de Europa de un equipo de leyenda que durante años fue el mejor del mundo. Huelves, Joan Carles, Willy Duarte, Rovira, Pujalte, Martinazzo, Roldán y Ramón Canalda conformaban aquella corta pero potente plantilla dirigida por Andrés Caramés y en la que el preparador físico era Isidoro Hornillos, actual presidente de la federación gallega de atletismo.

Aquel plantel, además de haber conquistado la que durante más de diez temporadas fue la última Copa de Europa, dejó un inicio de temporada de récord: diez victorias consecutivas. Una cifra que esta noche (20.45 horas, Palacio de los Deportes de Riazor) puede igualar la escuadra que prepara Juan Copa.

El Deportivo Liceo recibe la visita del Girona, que viaja sin el veterano Jaume Llaverola, con el objetivo de lograr ese décimo triunfo que tendría premio. Con mayor o menor holgura, los gallegos han solventado todos sus encuentros, practicando además, un hockey muy atractivo que está consiguiendo llevar cada jornada más adeptos al Palacio de los Deportes.

Esta noche tienen la oportunidad de igualar un registro en poder de dos de sus directivos: José Luis Huelves y Willy Duarte. Aquel año, la Liga se resistió ante un Igualada fortísimo. Pero llegó una Copa de Europa que supo como pocas. Veintiocho años después, el Liceo se encuentra en reconstrucción pero sin renunciar a nada. De momento, en su comienzo de ejercicio solo un borrón mínimo: la derrota de hace una semana ante el Oliveirense. El futuro ya es presente.

Jaume Llaverola, el abuelo de la OK Liga, 15 años después de fichar por el Liceo

ANA IGLESIAS

A sus 44 años, su equipo se enfrentará mañana al Liceo mientras él juega su partido más importante: ser padre

Tiene 44 años. Es el abuelo de la OK Liga, en donde defiende la portería del Gerona. Pero lo ha sido todo en este deporte. Jaume Llaverola (Igualada, 1975) se enfrentará mañana al que, según él, ha sido el equipo de su vida: el Liceo. «Adoro A Coruña. Estuve cinco años allí y sabía que cuando saliese de allí, mi carrera ya no sería tan profesional», reconoce el veterano jugador.

Solo hay un motivo por el que podría perderse una cita muy especial para él. El nacimiento de su primer hijo: «Mi mujer ha salido de cuentas y a ver qué nos dice el médico. Ya tengo muchas ganas, ya no por mi, sino por la madre. Así que ya nos decimos: Venga va, sal de una vez». El primogénito se llamará Met. Un nombre desconocido pero cargado de cariño para la familia Llaverola. «Mi padre se llama Jauma, a mí siempre me han llamado Jaumet, y el diminutivo de mi nombre es Met, así que él se llamará así», aclara el orgulloso futuro padre.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Un décimo con premio para el Liceo