Vuelve el talismán de la reacción al Deportivo

Somma salta de la enfermería a la alineación para liderar a un Dépor tan necesitado de su sobriedad defensiva como obligado a espabilar de una vez frente al Extremadura de Manuel


Fueron los últimos partidos en que el deportivismo sonrió. Somma disputó las semifinales de la pasada promoción y la ida de la final. Incluso completó la primera jornada de este curso frente al Oviedo, esa que brindó el único triunfo de su casillero actual. Afortunado en resultados, el central italiano de 24 años ha demostrado que es capaz de competir sin excusas, pero realmente no se le ha visto en A Coruña más que a cuentagotas. En primer lugar, por culpa de la fuerte competencia anterior (buscaba un hueco entre Duarte y Marí, palabras mayores), pero también a causa de la fragilidad de sus rodillas.

Esto justamente le ha sucedido con poco más 150 minutos de esta temporada, ya con el camino hacia el once expedito y sin debate, y hoy contra el Extremadura del exdeportivista Manuel Mosquera aspira a pasar página definitivamente. En una final entre el peor local y el peor visitante de Segunda División, el Deportivo se agarra a un futbolista en que había depositado mil esperanzas, pero quien le ha devuelto contadas certezas. Es el retrato de un jugador que pasó por las cantera del Roma y la Juve y hasta fue internacional sub-21, pero dos lesiones de rodilla después se convierte en la esperanza del colista.

En su haber como blanquiazul apenas figuran once partidos de Liga como titular, con seis triunfos y tres empates. Las dos derrotas son la del 3-0 de Huesca en agosto, que para él acabó a la hora de juego ya con el resultado final en el marcador, y otro 3-0 a finales del 2018, este frente al Cádiz en el Carranza, en un partido que había supuesto el primer palo al proyecto de Natxo González.

Ahora con la retaguardia del equipo coruñés señalada por su nefasto rendimiento colectivo (27 goles recibidos en 15 jornadas), más las ausencias de Lampropoulos con su selección y Montero sancionado, Somma se convierte en el talismán con que Luis César tratará de exorcizar a un equipo obligado a espabilar y vencer para sentar las bases de la remontada.

Además del regreso de Somma, se esperan cambios a la alineación, que el entrenador gallego agitará otra vez en busca de un aliento de vida. Así, todo apunta a que Bergantiños dejará su puesto, lo que concederá una nueva oportunidad a Vicente Gómez. Más abierto parece el frente de ataque, de nuevo con la duda entre alinear a Aketxe o a dos delanteros, Longo o Santos junto a Koné. La reacción no puede esperar más.

El peor local de la categoría, con la misma presión y como rival directo

José Luis Oltra

El Deportivo no acaba de arrancar y cada vez la bola se hace más grande. Necesita competir y resultados, los puntos empiezan a ser una urgencia. Debe percatarse de que salvar la categoría es tener futuro. Y eso es tan importante como ascender. Tiene que dejar a un lado el largo plazo, olvidarse de los objetivos que se planteó antes de empezar la temporada, y centrarse exclusivamente en el próximo partido, en este caso ante el Extremadura.

Un rival en la misma situación de necesidad que tú

El Deportivo tendrá enfrente a un equipo con las mismas urgencias -acumula cinco partidos seguidos sin ganar y cuatro derrotas consecutivas- lo que, bajo mi perspectiva, le puede beneficiar. Es mejor, en la situación en la que está ahora el Dépor, jugárselo frente a equipos que no tengan margen. De esa forma, se iguala la presión. El Extremadura presenta los peores números como local de la categoría, y probablemente su racha de resultados también le habrá supuesto una merma de confianza. La clasificación, a día de hoy, nos dice que son dos rivales directos, que están peleando por lo mismo.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Vuelve el talismán de la reacción al Deportivo