Una grieta en el carril derecho del Deportivo

TORRE DE MARATHÓN

César Quian

La sanción de Eneko Bóveda se suma a la pubalgia de David Simón, que viajará a operarse en Portugal, y obligará a recurrir a Valín o a Galán para el lateral

05 nov 2019 . Actualizado a las 09:07 h.

Otros tres meses sin David Simón. No hay parte médico, pero sí precedentes, dos muy cercanos, que tomaron el mismo camino que el lateral. También lo hicieron tras ver que no funcionaba el tratamiento conservador, traducido en la innecesaria dilación del momento de retorno. Tanto Fede Cartabia como Carles Gil agotaron su paciencia y optaron por operarse en Oporto de las molestias en el pubis. La misma dolencia que llevará al quirófano en Portugal al zaguero canario del Dépor, que deja una grieta en el carril.

Su baja arrancó tras la visita del Numancia, en la jornada 6, y hasta entonces había disputado tres encuentros como titular, jugando los 90 minutos en cada uno de ellos. A partir de ahí, se volvió un fijo en los entrenamientos al margen del grupo, aunque sin que su situación apareciera reflejada en los comunicados del club, cada vez más reticente a informar del estado físico del plantel.

La decisión de Simón de someterse al bisturí coincide con otra ausencia forzosa en su plaza. Eneko Bóveda vio en Fuenlabrada la quinta tarjeta amarilla del curso, convirtiéndose en el primer miembro del conjunto blanquiazul en agotar ciclo de amonestaciones. Como resultado, no podrá disputar el encuentro de este domingo ante el Elche, abriendo hueco a dos productos del Fabril.