El Dépor debe aislarse para sentirse capaz e incomodar al Girona

Las claves que, según José Luis Oltra, debe tener en cuenta el Dépor para enfrentarse al conjunto catalán


Exentrenador del Deportivo, entre otros equipos.

El Deportivo afronta una visita al campo de un Girona que tampoco se encuentra en la mejor situación. Estas pueden ser algunas de las claves:

El punto de partida, que influye en lo táctico

Para mí, es muy importante la situación que vive el equipo al afrontar el partido: el puesto en la clasificación, si el entrenador está cuestionado o no, las declaraciones del presidente... Y que el Girona está en una situación de necesidad, quizás no tan acuciante, pero por debajo de sus expectativas, para el límite salarial más alto de la categoría. Esto significa que el paso de los minutos afectará al juego. El Mirandés, por ejemplo, fue creciendo porque vio al Dépor ansioso e incómodo. El equipo coruñés necesita ganar, pero a veces es necesario valorar en su justa medida puntuar en estos campos, que es mucho. Para ello, necesita aislarse y concentrarse en el partido, sabiendo que puede conseguirlo. Aunque públicamente no se pueda negar la evidencia de la falta de confianza, otra cosa es lo que Anquela diga a sus jugadores. Y esto también es hablar de fútbol.

Definido, fiable, talentoso

El Girona es un equipo con un estilo definido (propio de la cantera del Barcelona, con un entrenador, Unzué, que estuvo con Guardiola y Luis Enrique, y que demostró que le gusta ser protagonista por medio del balón, con un juego asociativo y desde atrás), muy fiable en casa (más en resultados que en juego). Cambia su sistema 1-4-3-3 con defensas de tres y de cuatro elementos, o con dos o tres jugadores en el medio, o con uno, dos o tres puntas. Busca llegar a la portería generando superioridad en cada línea. Tras pérdida hace una presión alta, cambia de mentalidad para sorprenderte cansado y recuperar rápido.

Sin espacios, con presión intensa y transiciones rápidas, quitándole el balón y aprovechando la estrategia

Una cosa es lo que yo creo que se podría hacer y otra es saber qué cosas puedes llevar a cabo en este momento del equipo. Anquela sabe lo que mejor le está funcionando, como cuando en Cádiz echó un pequeño paso atrás para defender ordenado sin dejar espacios, sabiendo que el Cádiz no estaba cómodo con balón (aunque no será el caso del Girona).

De vez en cuando, porque no le salió bien siempre que lo practicó, también puede intentar una presión alta e intensa, para evitar que salgan cómodos. Esto, combinado con una transición rápida, siendo un equipo vertical, hará que con el paso de los minutos el Girona se incomodará, dado que la afición puede ponerse nerviosa. Dar un susto y estar organizados les puede afectar, pero hay que hacerlo con continuidad durante el partido.

Si el Deportivo es capaz de quitarle el balón, el rival se sentirá igualmente incómodo, pero hay que tener en cuenta que el equipo coruñés se siente mejor en la transición que en el manejo del esférico.

Demasiados para vigilar; el Dépor debe hacerse fuerte en bloque

En otros equipos hay dos o tres jugadores que desequilibran, pero en el Girona hasta los laterales son tan ofensivos que hay que vigilarlos: Mójica, Aday y Maffeo. Aparte, Samu Saiz y Borja García; Granell y la gente que va por dentro; Stuani, el tercer máximo goleador de Segunda, dentro del área... Es que a ninguno se le puede dar ni medio metro.

La acción que le puede hacer sentir más cómodo al Deportivo es juntarse bien y bascular. No es mala idea salir rápido. Y también tener tranquilidad con el balón, que sea el Girona el que le tenga que buscar. No conceder la espalda ni posiciones intermedias, aprovechar el balón parado por medio de Aketxe. Ponerse por delante en el marcador y jugar a favor, algo que no le suele suceder, será muy conveniente.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

El Dépor debe aislarse para sentirse capaz e incomodar al Girona