Riazor parte la pana

Los más de 20.000 espectadores convierten al templo coruñés en el que mayor asistencia registró en toda la categoría, por encima de La Romareda y de cinco estadios de Primera


Tarde de agosto, con todavía parte del personal de vacaciones. Rival ¿directo? y próximo, uno de los desplazamientos más cómodos en la categoría. Poco más de dos horas separan por autovía Oviedo de A Coruña y eso se hizo sentir también. Casi 2.000 aficionados carbayones se dieron cita en Riazor. Lo cierto es que, con los datos que ha hecho públicos la Liga, el estadio coruñés es el que mayor afluencia de espectadores registró en esta primera jornada. Un total de 20.474, el 62,23% de su capacidad.

La cifra superó al esperado debut del nuevo Zaragoza de Víctor Fernández en La Romareda dónde se enfrentaba al Tenerife. La cifra oficial de asistencia en ese encuentro se quedó en 17.415, más o menos la mitad de su aforo según la Liga (el 50,34%). La tercera plaza, en número de asistentes, se la lleva el Carranza. El partido del Cádiz de Álvaro Cervera ante la Ponferradina -que retornaba a la categoría- fue presenciado por 15.009 espectadores (el 69,81% de su capacidad).

Buena acogida la que tuvo el retorno de un histórico, el Racing de Santander, a la división de plata. El Sardinero sumó 12.516 espectadores (el 56,32%) para el enfrentamiento ante el Málaga, que se saldó con triunfo de los de Víctor Sánchez del Amo. El quinto estadio que superó la barrera de los 10.000 espectadores -sólo Riazor lo hizo de la de los 20.000- fue el de Gran Canaria. Pese a la petición de aplazamiento del partido, por la grave ola de incendios que sufre la isla, 10.464 aficionados presenciaron en vivo el Las Palmas - Huesca (31,71% de su capacidad).

El campo con peor ratio de espectadores respecto a su capacidad, en esta primera jornada, fue el Martínez Valero de Elche. Los 9.128 asistentes al duelo ante el Fuenlabrada supusieron el 27,06% de su aforo. Contrasta con los 8.183 que presenciaron en Montilivi el Girona - Sporting de Gijón, y que permitieron llenar el 73,06% de los asientos del estadio.

El líder provisional de la categoría, tras su contundente victoria (3-0) sobre el Albacete, tuvo a 7.395 espectadores presenciando el encuentro en el Juegos Mediterráneos de Almería (el 49,30% de su capacidad). En Vallecas, para ver el Rayo Vallecano - Mirandés, se citaron 6.020 aficionados (41,5% de aforo).

Las entradas más flojas, en cuánto a número de asistentes, se dieron en Soria y Lugo, los únicos campos en los que la cifra de presentes no alcanzó la barrera de los 5.000. A Los Pajaritos, para seguir el Numancia-Alcorcón, fueron 3.124 espectadores (el 35,80% del aforo). La peor entrada, en cuanto a espectadores, se registró en el Ángel Carro: apenas 2.841 aficionados (el 36,24% de su capacidad) presenciaron desde el estadio lucense el debut de los rojiblancos ante el Extremadura.

Más asistencia que en cinco campos de Primera

Los 20.074 espectadores que presenciaron el partido en Riazor no sólo otorgan al estadio coruñés la mejor asistencia en Segunda División. Hasta cinco estadios se quedaron en Primera por debajo de esa cifra. En el RCDE Stadium, para presenciar el Espanyol-Sevilla se citaron 19.832 aficionados. El regreso a la élite del Mallorca atrajo hasta Son Moix a 15.127 espectadores.  El apasionante 4-4 entre el Villarreal y el Granada fue presenciado en el estadio de La Cerámica por 14.753 seguidores. En Mendizorroza, para seguir el Alavés-Levante, 12.029. Y hasta Butarque, para seguir en vivo el Leganés-Osasuna, se acercaron 10.020 espectadores.

Únicamente cinco estadios en el fútbol profesional han sumado esta jornada mayor afluencia que Riazor: el Wanda Metropolitano (55.099 en el Atlético-Getafe), el Benito Villamarín (51.497 durante el Betis-Valladolid), San Mamés (46.613 para el Athletic-Barcelona), Mestalla (41.800 presenciaron el Valencia-Real Sociedad) y Balaídos (23.566 aficionados en el Celta-Real Madrid). 

Qué manera de volver a empezar

Xurxo Fernández

El Deportivo estrena temporada a la carrera, en un partido frenético que Santos desequilibró al final

Gol milagroso de Santos a dos minutos del final. Después de semejante estreno, esta tiene que ser la buena. Porque no hay además mejor señal para un equipo que busca ascender a la segunda que estrenarse con un tanto en diferido. El Deportivo inauguró casi a un tiempo la temporada, el VAR y la portería del fondo de Pabellón.

Apenas había consumido un cuarto de hora de encuentro tras las presentaciones, cuando Borja Valle recibió de Gaku y chutó desde la frontal. Herrera optó por una estirada tan plástica como ineficaz y Koné ganó el esprint por el rechace, voleando a la red. García Sabuco, árbitro asistente, levantó el banderín y Ocón Arráiz anuló el tanto. Durante un minuto. Lo que tardaron en avisarle desde Madrid de que el punta marfileño había arrancado por detrás de Carlos Hernández. 1-0. Encuentro roto.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Riazor parte la pana