Toda una lección de oficio en La Rosaleda

En un partido más táctico que vistoso, el Dépor triunfó desde la confianza en sí mismo


Los cuatro goles que marcó entre la segunda parte de Riazor y el partido de ayer se llevan el protagonismo del pase del Deportivo a la final de la promoción. Pero su éxito también se basó en cómo supo cerrar la portería, hasta no encajar ni un solo gol en los últimos 135 minutos de la eliminatoria. La diana Bergantiños devolvió el protagonismo a un aspecto del fútbol gris o ingrato, pero que en el desenlace del cruce con el Málaga se acabó por convertir en decisivo.

Bóveda, Vicente Gómez y Nahuel, novedades

Martí anunciaba varios cambios para refrescar al equipo y le salió de maravilla. Vicente y Nahuel se destacaron como los mejores deportivistas de la primera parte, cuando se vaciaron hasta tal punto que tuvieron que ser sustituidos a la hora de juego. Luego, todos los cambios aportaron en el paso adelante que el Deportivo imprimió en la segunda parte.

Defensa replegada hasta el punto de penalti

El Dépor prefirió conceder al rival el peso del partido hasta el descanso. Pese a que Martí avanzó que su equipo no se iba a encerrar, lo cierto es que Carlos Fernández se quedó como un islote en el círculo central y todos sus compañeros, parapetados por detrás. La línea defensiva en el punto de penalti, mientras el Málaga se hinchaba a colgar balones al área, aunque sin un solo remate entre los tres palos.

Hasta tres disparos al palo de Ontiveros

En el camino a la final, la fortuna también vistió la blanquiazul. A su disparo al palo en la segunda parte del partido de Riazor, con 2-2 en el marcador, unió otro a los diez minutos, pese a que Bóveda y Pedro le tapaban, y uno más al larguero poco antes del descanso. Luego, la seriedad de Bóveda y Pedro, junto a las ayudas de Bergantiños, dejaron en anecdótico el rendimiento del extremo malaguista.

Quique, Cartabia y Borja Valle para crecer en ataque

Desde un bloque serio y concentrado, la chispa del argentino y el carácter gremial de Quique y Valle sostuvieron al Deportivo en el último cuarto del encuentro. Fruto de que el equipo coruñés pisó más el área malaguista, acabó llegando el gol en un clamoroso error de Munir.

De eliminatoria igualada, a diez minutos de basura

En un partido más táctico que vistoso, la recta final sobró. Otro mérito de este Dépor que supo manejar los tiempos de la eliminatoria. Así, su triunfo no solo se basó en que cuando se lanzó a por el Málaga siempre fue superior, sino en cómo supo manejar el encuentro.

El Deportivo sigue en pie

XURXO FERNÁNDEZ

Soberbia actuación defensiva de los de Martí, liderados por un Bergantiños que tuvo el premio del gol

Ya de volver, hacerlo así. Con una lección de fútbol ofensivo para remontar en la ida y un espectacular ejercicio de resistencia para silenciar por un rato La Rosaleda, permitiendo que medio millar de coruñeses la conviertan en su pequeño Riazor. Avanza el Deportivo hacia Primera después de lucir todos sus músculos frente al rival más fuerte de los metidos en promoción. Un Málaga sobrado de presupuesto y nombres que hincó la rodilla por dos veces. La última, rodeado por su afición.

No tocó Martí el doble pivote, pero le reforzó el blindaje colocando por delante a Vicente, que saltó al campo para llenar el mismo espacio que ocupaba el miércoles cuando abandonó Riazor. La inclusión del canario tuvo efecto en todas las fases del juego. Con balón, sosegaba las transiciones evitando el correcalles. Sin la pelota en poder de los coruñeses, acentuaba el repliegue, apoyando a Expósito y permitiendo a Bergantiños desplazarse unos metros a su derecha, donde más falta hacía. Al chaval de la Sagrada, 34 años recién cumplidos, le salió un máster de vigilancia defensiva, siempre atento a si Ontiveros y Juankar se hacían demasiado para Bóveda y Pedro Sánchez. Ni siquiera la presencia de Harper a su espalda alteró al capitán, y el segundo delantero alistado por Sánchez del Amo consumió su tiempo sin intervenir. Claro que ni el triángulo deportivista fue suficiente para sujetar todo el tiempo al mejor de los andaluces, y Ontiveros tocó el palo por segunda y tercera vez en la eliminatoria antes de que el encuentro se partiera por la mitad.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Toda una lección de oficio en La Rosaleda