Riazor como objetivo vital

El Depor, que ha igualado su peor racha sin triunfos en casa, aspira a ser el primero que sube a la máxima categoría tras cuatro meses en que no gana como local


El Dépor lleva sin ganar en su feudo de Riazor desde el partido inaugural de la segunda vuelta, el 20 de enero, contra el Albacete (2-0), aún con Natxo González en el banquillo. El domingo, después de empatar (1-1) frente al Cádiz, se condenó a cumplir cuatro meses sin festejar un solo triunfo en casa, pues su próximo partido como local no llegará hasta el día 27 contra el Mallorca. Son apenas cinco puntos sumados delante de su hinchada en un período trascendental de la Liga, cuando apenas quedan las cuatro jornadas finales que determinarán los ascensos a Primera División. El domingo (20.00 horas, LaLiga 123 TV), el equipo coruñés juega a domicilio el derbi contra el Lugo en un choque vital para ambos, pues si los blanquiazules aspiran a regresar a las seis primeras posiciones, los locales pretenden distanciarse del descenso.

En esta nefasta racha de ocho jornadas sin ganar en casa el equipo ahora entrenado por José Luis Martí apenas ha sumado cinco puntos. Así igualó la peor racha en Riazor del Deportivo en Segunda. Solo en la temporada 1987-88, la que concluyó con el postrero gol de Vicente Celeiro en Santander que evitó el descenso a Segunda B, había encadenado tantos partidos sin ganar ante su afición, en los que también había sumado cinco puntos.

Desde que hace ocho temporadas se implantó el actual sistema de ascensos a Primera División, con dos equipos que suben directamente y otros cuatro que disputan dos eliminatorias de promoción entre ellos, ninguno de los clasificados finales entre los seis primeros ha protagonizado una serie tan paupérrima como la deportivista. Solo el Córdoba del curso 2013-14 acabó subiendo en la doble eliminatoria tras tres meses sin triunfos como local. El Dépor, ya está dicho, lleva cuatro. Esta racha recuerda a la que el Celta había sufrido en la campaña 2010-11, cuando no logró triunfo alguno en Balaídos desde el 19 de febrero hasta la jornada final del 4 de junio. Casi cuatro meses. Marchaba líder, pero acabó sexto y finalmente no ascendió, eliminado en los penaltis de la primera eliminatoria. Solo había sumado tres puntos en aquel período en casa.

El Córdoba también estuvo cerca de cumplir cuatro meses sin ganar en su estadio. Fue en la campaña 2015/16, cuando solo sumó un empate como local entre el 10 de enero y el 8 de mayo. Partía como segundo clasificado, pero acabó quinto y finalmente se quedó en Segunda División.

Igualmente, el Las Palmas 2013-14 llegó a pasarse tres meses sin victorias en casa, en concreto entre el 16 de noviembre y el 22 de febrero. De igual forma, al final fue sexto, a seis puntos del ascenso directo tras sumar en este período solo dos puntos en el estadio de Gran Canaria, y, al igual que aquellos que habían dejado volar sus puntos de casa, se quedó sin el paraíso del ascenso.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Riazor como objetivo vital