Abegondo

Momentos antes de dirigir su segundo entrenamiento al frente de un Fabril que debe reflotar, Luisito ha sentado las bases de su filosofía de trabajo, aplicándolas a la desesperada situación que vive el filial deportivista. Lo hizo acompañado del director deportivo del club, Carmelo del Pozo. Ambos aseguraron que el acuerdo contractual se alcanzó rápidamente. «Teníamos claro que había que ganar el domingo al Burgos», aseguró el entrenador. «Necesitamos rendimiento a corto plazo», reforzaba Del Pozo.

Luisito ve por delante «una carrera de quince partidos, de quince kilómetros», «Más ilusión que tengo yo, no tiene nadie y eso tengo que transmitirlo a los niños. Pero si ellos no tienen ilusión de jugar en el Deportivo, no vale de nada. La clasificación no refleja el potencial de este equipo», avanzó. En la misma línea se iba pronunciando el director deportivo: «Creemos que si los futbolistas dan lo que tienen que dar, competirán los partidos. Y el máximo exponente de eso, es Luisito».

El preparador insitía una y otra vez en el ritmo de partido, en la intensidad y la entrega que debe recuperar el filial si desea encontrar el camino de la salvación. «Estamos defendiendo un escudo que no podemos manchar. Mientras sean entrenados por mí, vamos a pelear por ese escudo. Con balón y sin balón. Pelear los noventa minutos. Un bloque compacto y solidario. Pero solo con motivar a los futbolistas no te llega. Hay que entrenarse. Que asimilen los conceptos lo más rápido posible», advirtió.

«Deben entrenarse como auténticos campeones. Que nadie te reproche nada. Y el domingo, ganar. Que ellos amen este deporte como aman a las novias y mujeres. Tanto o más. Si son capaces de conseguir eso, hay mucho camino recorrido», argumentó de un modo expresivo. «Están en un filial a un paso de ser futbolistas de un equipo a nivel europeo. Los que mejor estén para el domingo, esos son los que van a jugar. No conozco otro camino que el trabajo», reiteró situando el centro de atención en la plantilla. «Sinceramente, me sorprende que estén abajo, pero el fútbol son dinámicas. Lo que no puedes es llevar un golpe y no tener las agallas de levantarte. Son mejores de lo que han demostrado hasta ahora. El ritmo de partido lo vamos a marcar nosotros», analizó.

Con todo, tampoco quiso restarse presión a la hora de establecer un objetivo que ya venía exigido por el club, dadas las circunstancias. «Soy un tío valiente, lo fui toda la vida. No me da miedo. Salvo evitar la muerte, todo es posible. Primero hay que querer y poder. Mientras haya fe... como la clasificación no indica que estamos descendidos, hay que pelearlo cada domingo», dijo.

«Son chavales, cada uno tiene su ego, evidentemente están tocados. No se pueden ganar tres partidos si no se gana el primero. Aún hay puntos, aunque la clasificación diga que somos los peores del grupo. Material tienen. Sé lo que es estar en clubes humildes», repitió Luisito, que estará acompañado del preparador físico habitual, Roberto Valdés, y el cuerpo técnico que ya ejercía en el Fabril a las órdenes de Pellicer.

Por su parte, Carmelo del Pozo explicó que «la idea es que en el Fabril empiece de cero todo el mundo. Con libertad total. Teníamos claro que el equipo necesitaba un cambio. Es un equipo de formación de chavales que necesitan un impulso, un formato diferente de trabajo. Incluso hasta viene bien el cambio de horario y que empiecen a entrenarse por las tardes. Conozco a Luisito desde hace muchos años. No se planteó una ampliación de contrato. Solo se habló del momento. Hay que agradecérselo y ponerse a su disposición».

También confirmó que el área de fútbol profesional del Deportivo asume la gestión del Fabril. «Porque es un equipo profesional o semiprofesional. Yo considero hasta juvenil la etapa de formación. Lo íbamos a hacer en dos o tres meses, de todos modos. Y creemos que tenemos futbolistas suficientes, no es un problema de mercado, además de que Luisito decidirá si dispone de los futbolistas del Laracha», analizó. Con respecto a nombres propios, de la decisión de que Mujaid se entrene con el filial, aseguró que “está ahora en manos de Luisito” y sobre el futuro de Valín, reiteró que “el período de formación termina en la edad juvenil”.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

Luisito ya ejerce como timonel del Fabril