El último verdugo del Almería

TORRE DE MARATHÓN

Carlos Barba

El Deportivo busca el segundo puesto en el estadio de los Juegos Mediterráneos, donde no marca desde que Aranzubía lo hiciera en el último minuto del encuentro disputado en febrero del 2011 y que concluyó 1-1

19 nov 2018 . Actualizado a las 20:23 h.

El 20 de febrero del 2011, el Deportivo visitaba Almería para disputar el encuentro correspondiente a la vigésimo cuarta jornada de Liga. El conjunto dirigido por Miguel Ángel Lotina afrontaba aquel duelo luchando por la permanencia, pero con la tranquilidad que le daba haberse impuesto una semana antes al Villarreal por 1-0. Los coruñeses sumaban 25 puntos, tres más que el Osasuna, que marcaba los puestos de descenso, y cinco más que su rival de aquella tarde de domingo. Un triunfo les permitiría dar un puñetazo encima de la mesa. Pero lejos de parecerse al equipo de una semana antes frente a los castellonenses, el Dépor jugó en Almería un partido timorato, sin casi disparar a puerta. Un tanto de Piatti, tras una contra, a los dos minutos del segundo tiempo, dejaba a los andaluces a solo dos puntos de los gallegos.

Pero ahí emergió la figura de Daniel Aranzubía Aguado (Logroño, 1979), cuando el partido tocaba a su fin. El árbitro había añadido cinco minutos y estaban a punto de superarse cuando Pablo Álvarez bota un córner desde la derecha de la meta defendida por Dani Alves. El balón va bien templadito. El meta brasileño sale en falso y su homólogo blanquiazul cabecea limpio y perfecto estableciendo el empate. Así, se convertía en el primero y hasta ahora único portero que firma un gol en la Liga española.

La igualada acabó condenando a los dos contrincantes, que abandonarían la categoría meses después. En aquel Almería que entrenaba Oltra jugaban, además de Diego Alves y Piatti, futbolistas de la talla de Feghouli, M´Bami, Michel Macedo, Kalu Uche o Leo Ulloa.