Una plantilla devaluada

Tras pasar por tres entrenadores, los jugadores del Dépor siguen lejos del nivel que de ellos se esperaba


A Coruña

Nueves meses han llegado para que la afición se desengañara de una plantilla que está mostrándose como más bonita que buena. De unos jugadores que venían con un buen cartel pero cuyo rendimiento los ha devaluado sobremanera. Tres meses sin ganar son un lastre del que solo se librarán si el Deportivo logra el milagro de salvarse.

Rubén

Aciertos y pifias

La temporada de Rubén está siendo un ejemplo de irregularidad, alternando enormes actuaciones (Ciutat de Valencia o Camp Nou), con pifias que han costado puntos (Pizjuán y Riazor ante el Valencia).

Koval

Media hora para el olvido

Llegó como la solución a los males de la portería y tres meses después su aportación se reduce a 39 minutos contra el Eibar en los que encajó un gol remediable y vio una roja.

Tyton

Casi inédito

Ni Mel, ni Cristóbal, ni Seedorf han confiado en él. Jugó dos partidos y encajó cuatro goles en cada uno.

Con Seedorf no se ha estrenado.

Juanfran

Lejos del año pasado

Su excelente rendimiento la pasada temporada lo puso en el escaparate europeo en el verano. Se quedó con la ilusión de repetir, pero está lejos del Juanfran que llegó a llamar a la puerta del Barça.

Pese a todo, es el jugador con más minutos.

Fernando Navarro

Pocos minutos, errores de bulto

Los pocos minutos que lleva entre Liga y Copa son más recordados por sus tremendos errores que por su buen hacer. Como contra el Athletic y contra el Las Palmas, dos encuentros en los que sus fallos resultaron determinantes para el desenlace del partido.

Pedro Mosquera

Frenado por las lesiones

Pedro Mosquera es uno de los que mejor rendimiento están dando este año. Ha conseguido callar los pitos de la grada con sacrificio y buenas actuaciones tanto con Cristóbal como con Seedorf. Curiosamente, en una posición más adelantada de lo que a él le gusta.

Albentosa

El centro de las iras de Riazor

Desde principio de temporada, la grada puso en Albentosa el centro de la diana de todas las críticas. Cada partido es un continuo clamor contra el valenciano, protagonista de algunos graves errores. Seedorf le ha dado confianza y ha mejorado su rendimiento

Lucas

La gran decepción

Muchas eran las esperanzas que estaban puestas en Lucas como la figura de este Dépor. Sin embargo, la presión está pudiendo con el coruñés, que no acaba de encontrarse a gusto. Pese a todo, ha llegado a hacer buenos partidos. Pero le falta gol.

Çolak

Intermitente

Capaz de levantar a Riazor con enormes partidos, baja fuera. El juego en largo del equipo juega en su contra. Los técnicos no le han dado continuidad y él se ha mostrado excesivamente intermitente.

Cartabia

Inicio determinante

Comenzó la temporada a un alto nivel hasta que el pubis lo hizo parar. Su regreso no está siendo tan exitoso.

Andone

Fallón

Parece enemistado con el gol. Aunque tuvo una buena racha, con cuatro tantos en cinco partidos entre las jornadas 17 y 21, desde entonces ha protagonizado algunos fallos sorprendentes en un delantero. Todo trabajo, pero vive una pequeña crisis con la meta contraria.

Carles Gil

Desaparecido

Comenzó la temporada lesionado, pero tras su regreso ha aportado tan poco que incluso Seedorf apenas lo convoca.

Borges

Poca influencia en el juego

Aunque en algunas fases de la liga aportó su criterio y se dejó ver en área contraria, los cambios de posición le han restado influencia en el juego del Dépor.

Sidnei

Un seguro con despistes

Aun siendo el más seguro de la zaga, ha atravesado por momentos de enorme despiste. Eso provocó que Mel llegara incluso a sentarlo durante algunos partidos. Con Cristóbal estuvo inmenso. Luego se lesionó y ahora trata de recuperar terreno con Seedorf.

Schär

Aparente, pero inconsistente
Buen desplazamiento de balón, pero demasiado despistado en defensa. Suplente casi fijo con Seedorf.

Adrián

De más a menos

Genial desde la llegada de Cristóbal hasta el duelo ante el Levante. Pero se apagó y, a pesar de que Seedorf le dio la confianza del brazalete de capitán, no consigue reencontrarse con su fútbol.

Luisinho

El mejor

El portugués está disputando su mejor temporada como deportivista. Dueño indiscutible del lateral izquierdo solo las lesiones le han apartado de la titularidad.

Valverde

Un comodín por pulir

Algunos de los minutos que jugó sirvieron para mostrar el sensacional futbolista que será. Pero le ha faltado continuidad. Jugar en varias posiciones que no son la suya ha jugado también en su contra.

Bakkali

Le sigue sobrando un regate

No se ha asentado en el equipo, principalmente, porque no es capaz de poner todo el potencial que tiene al servicio del grupo. Su pecado, el excesivo individualismo.

Borja Valle

Un recurso de urgencia

Apenas ha jugado, en ocasiones como recurso de urgencia. Genial en Las Palmas, en la Copa, en la Liga ha tenido poco tiempo.

Guilherme

Todavía se le espera

No ha conseguido hacerse con peso en el equipo, pese a ser el segundo con más minutos. Superado en defensa, no aporta en ataque.

Valentín

Muy verde

Ha evidenciado estar aún verde para la categoría.

Eneko bóveda

Cumplidor

Empezó a un nivel aceptable de central, pero fue a menos, pese a que era uno de los hombres de confianza de Seedorf. El técnico le dio muchos minutos y acabó lesionado.

Krohn-Dehli

Ya ni se le espera

Cuando aterrizó en A Coruña se le recordaba por sus buenos partidos en el Celta y el Sevilla. Sin embargo, el danés no es siquiera fijo en las convocatorias. Muy lejos de lo que fue.

Muntari

El escudero de Seedorf

Es la gran apuesta de Clarence Seedorf. A falta de un pivote defensivo lo está utilizando en esa demarcación. Y cumple hasta que las fuerzas se lo permiten. Técnicamente es un portento y sabe colocarse, pero le falta fuelle. No aguanta más de media hora cada partido y eso condiciona todo su juego y el del equipo. Tampoco cuaja.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

Una plantilla devaluada