Las 50 ocasiones del Deportivo

Desde la llegada de Seedorf, el equipo coruñés promedia 7 oportunidades por partido, pero apenas acumula dos goles


Es legendaria la comunión que en su mejor momento Casillas mantenía con los postes, en donde se estrellaban buena parte de los disparos de sus oponentes. Sin embargo, la realidad era que estos, frustrados por el espectacular acierto del portero y su cartel de inexpugnable, sabían que o ajustaban al máximo sus tiros, o se los iba a parar, así que muchos golpeaban en la madera. Puede sucederles algo parecido a los delanteros del Dépor. Ansiosos por marcar, cansados de toparse con los porteros rivales, pegan sus remates a las esquinas hasta tal punto, que la inmensa mayoría de las ocasiones se echan a perder. Este es el relato del aluvión de errores en ataque de la era Seedorf, exactamente 50, que a poco que se hubieran acertado habrían dispuesto un escenario bien distinto por la permanencia.

Contra el Betis (0-1)

Dos tiros al palo y la mano de Amat no señalada

Seedorf se estrenó con derrota, pero con nueve ocasiones. La cuenta la abrió Bakkali con un disparo a la cruceta a los diez minutos, pero antes de descanso aún llegaron un buen centro de Adrián que Lucas no controló en el área, un disparo de Luisinho tras varios rechaces y el penalti del bético Amat tras un remate de cabeza de Adrián. La segunda parte comenzó con una carrera de Bakkali y centro sin rematador. Andone disparó al palo en el minuto 70, una falta botada por Adrián que se marchó por encima del larguero y en la prolongación el rumano, en posición acrobática, y Borges perdieron sendas buenas oportunidades.

Contra el Alavés (1-0)

Otro disparo a la cruceta de Bakkali

En Mendizorroza el rendimiento del Dépor ofreció dos caras opuestas. Las seis llegadas hasta el descanso, al que llegó marcando el ritmo, se convirtieron en ninguna luego. Albentosa remató desviado un balón parado, luego Bakkali centró pero Andone no llegó y el holandés chutó a la cruceta, en una acción calcada a la del partido anterior. Las tres ocasiones, en apenas un cuarto de hora. Guilherme y Bakkali chutaron alto en torno a la media hora de juego y, de nuevo, el extremo centró con intención, pero Duarte cortó.

Contra el Espanyol (0-0)

Diez oportunidades, incluidos dos palos y un penalti

El mayor asedio de la era Seedorf. Mosquera dejó claras las intenciones desde el primer acercamiento, con un disparo que Diego López detuvo en dos tiempos como anticipo del recital que daría luego. El portero lucense se adelantó a Andone en el pase con intención de Lucas y, de nuevo, estuvo certero para anular un centro de Adrián. Aún antes de acabar la primera parte, Cartabia disparó al palo y Andone remató fuera tras la recuperación de Schär. El penalti lanzado por Lucas y detenido por el portero abrió el segundo período. Luego, Luisinho remató muy alto y Andone cabeceó al larguero. Aún antes de acabar, hubo un chut desviado de Andone y un disparo lejano de Juanfran que detuvo el meta.

Contra el Getafe (3-0)

Seis ocasiones, pero un solo disparo a puerta

Y eso que la primera llegada fue deportivista: Lucas llegó a línea de fondo, pero un defensa cortó el pase atrás que buscaba a Bakkali. A la media hora, Luisinho centró, pero Adrián no precisó el cabezazo. Ya por detrás en el marcador, Juanfran centró, despejó el meta local y el remate de Luisinho casi coge portería. Otro centro del lateral diestro acabó frustrado por Bruno, que se adelantó a Andone. Luego llegó el disparo de Luisinho, el único dirigido entre los tres palos, y un remate de Lucas, fuera a pase de Borges.

Contra el Éibar (1-1)

El partido de casa con menos producción ofensiva

Las mejores ocasiones del Dépor llegaron en la primera media hora, cuando jugaban once contra once. A los tres minutos, Andone falló en el mano a mano con Dmitrovic tras pase de Lucas, y a los seis el propio delantero coruñés erró a pase del rumano. Aún a la media hora, Andone chutó al palo y Dmitrovic rechazó el disparo inmediato de Lucas. Ya en el segundo tiempo, Muntari disparó alto desde la frontal y, poco después, una falta al segundo palo de Lucas no logró cabecearla Sidnei.

Contra el Girona (2-0)

Más fe en ataque hasta el descanso

El Dépor se asomó al área del Girona con cierta comodidad antes del descanso. A los once minutos, nadie remató la triangulación entre Bóveda, Lucas y Adrián. Posteriormente, Andone recogió escorado y Bono detuvo. Borges cabeceó un centro de Mosquera justo antes de llegar al descanso, pero no encontró a nadie para remachar. Y el rumano protagonizó un mano a mano con el portero en el área, pero este salió seguro. Ya en los últimos minutos, Adrián remató flojo tras la combinación entre Lucas y Andone.

Contra el Las Palmas (1-1)

Otra explosión de oportunidades en casa

El Dépor apenas se estiró hasta superado el ecuador del primer período. Andone rozó el palo tras una jugada entre Guilherme y Juanfran, pero en los mejores minutos coruñeses Adrián, en posición ideal, remató fuera un córner y Lucas intentó un gol olímpico. Justo antes del descanso, Andone quiso sorprender a Chichizola, que estaba adelantado. Tras el descanso, Lucas estrelló en el palo una falta y sirvió un centro peligroso que Guilherme no conectó bien. Luego, aún no remató del todo bien un centro de Borges. El meta del Las Palmas se erigió en protagonista al final con el paradón a cabezazo de Andone y el disparo de Bakkali se perdió fuera por poco en la prolongación.

Siete remates a los palos

El Dépor se estrelló con la madera en cinco de los siete últimos partidos. Andone, frente al Betis, el Espanyol y el Eibar, mientras Bakkali acumula dos (también contra el Betis y el Alavés). Cartabia, con otro en la visita del Espanyol, y Lucas, el pasado sábado, completan la lista.

Un penalti frustrado

A su mala puntería, el delantero coruñés añade la pena máxima que Diego López le detuvo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Las 50 ocasiones del Deportivo