Ramos mereció la expulsión por un manotazo a Schär

El capitán solo vio la amarilla tras propinar un golpe en la cara al central suizo


El capitán del Madrid, Sergio Ramos, mereció la expulsión en la segunda parte tras propinar un manotazo a Schär. En el minuto 52, con Bakkali tendido en el suelo, Ramos no quiso enviar el balón fuera y parar el juego. Cuando el defensa cambió el balón de banda, Modric paró el partido para que el futbolista del Dépor fuese atendido. En ese momento, con 0-2, el juego parado y una pitada generalizada de la afición blanquiazul por la actitud del conjunto blanco, los jugadores del Deportivo, molestos, pidieron explicaciones. Sergio Ramos respondió con un clamoroso manotazo al central suizo delante de González González. Schär cayó al suelo y el enfrentamiento entre los jugadores todavía se encendió más. El colegiado decidió mostrar amarilla a ambos a pesar de estar delante de la acción y perdonar una expulsión al capitán del conjunto blanco.

Con una amarilla ya en su poder, el central siguió desarrollando un juego agresivo. En el último minuto en la pelea por un balón aéreo junto a Borja Valle, Ramos dejó el brazo provocando falta y viendo la segunda amarilla que finalmente le llevaría a los vestuarios antes de tiempo.

«Me ha pegado un cabezazo»

«Me han acorralado, él me ha pegado un cabezazo sin más y yo le he apartado sin ninguna intención de hacer daño», aseguró Ramos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Ramos mereció la expulsión por un manotazo a Schär