El cuerdo Sevilla de «Sampalillo»

Sampaoli y su ayudante Lillo lideran desde el banquillo un equipo que tras un inicio loco y dubitativo ha conseguido practicar un fútbol vistoso


A Coruña / La Voz

Un inicio de Liga con un 6-4 en casa frente al Espanyol en un partido de ida y vuelta llegó para que en Sevilla se acordaran del apodo del mentor de Sampaoli, Marcelo Bielsa, a la hora de definir sus locos planteamientos. El Sevilla comenzó el campeonato con mucha falta de conceptos y su técnico, con poca información sobre el fútbol español, algo que, con el paso de las semanas, ha ido adquiriendo.

Y así, de la mano de Juanma Lillo, ha conseguido ir puliendo un Sevilla que exhibe una querencia por el buen fútbol no enfrentada a los resultados positivos. Al menos, en casa. Su cercanía a Lillo y la sensación de que ambos formaban un tándem ajustado llevó al siempre ingenioso sevillismo a bautizar al entrenador con el apodo de Sampalillo.

Una buena circulación del balón, dos laterales que se incorporan al ataque como si no hubiera un mañana y un Nasri que se ha reencontrado en el barrio de Nervión con su mejor versión son las señas de identidad de un Sevilla al que le falta un auténtico killer del área. Vietto, el referente en ataque, se está mostrando este año casi más asistente que goleador, y la aportación de la segunda línea es la que está manteniendo a los de Sampaoli en los puestos altos de la tabla. Así, a los 4 tantos del argentino se añaden los tres de Ben Yedder, no solo desde la punta, sino también como mediapunta, los mismos que Sarabia, mientras que Nasri y el Mudo Vázquez suman dos y N’Zonzi y Vitolo uno cada uno.

El punto débil de este Sevilla sigue siendo su rendimiento como visitante, aunque Sampaoli ha sabido mejorarlo. De hecho, en Leganés consiguió la primera victoria liguera lejos del Pizjuán en dos temporadas, algo que estuvo a punto de repetir en El Molinón, en donde solo el infortunio le impidió sumar los tres puntos.

Con esta clara mejoría llega a Riazor un equipo que, resultados al margen, nunca se rinde.

Scaloni, de vuelta a Riazor

En las filas del Sevilla, que aterrizó ayer en el aeropuerto de Alvedro, regresa hoy al estadio de Riazor uno de los últimos ídolos de la afición deportivista. Lionel Scaloni forma parte junto a Juanma Lillo del cuerpo de ayudantes de Jorge Sampaoli.

El técnico: «Si no ponemos la mirada en el Dépor lo vamos a pasar mal»

El entrenador del Sevilla insistió en centrarse exclusivamente en el partido de Riazor. «Estamos trabajando también situaciones que tienen que ver con el martes, pero solo dada la cercanía. Hay que intentar hacer un buen partido mañana (por hoy); es una cancha difícil, un rival que juega muy bien, necesitado y que ha hecho buenos partidos frente al Atlético o el Sporting. Será un choque extremadamente exigente para nosotros. Si no ponemos la mirada en este partido y sí en el del martes, lo vamos a pasar mal», declaró Sampaoli.

Frente al Dépor, un triunfo resultará vital para mantenerse en puestos europeos. «No es que ponga énfasis en este encuentro más que en el de Champions, sino que es fundamental continuar estando cerca de la cabeza de la tabla y peleando con los de arriba», explicó. «Sabemos que la trascendencia del choque del martes es absoluta, porque podemos clasificarnos para la siguiente fase de Champions. En realidad estamos potenciando la posibilidad de estar bien en los dos torneos», añadió el entrenador argentino.

Seiscientos sevillistas estarán en Riazor

Seiscientos aficionados del Sevilla se darán cita este mediodía en el estadio municipal de Riazor para arropar a su equipo en el encuentro contra el Deportivo. Dada la buena relación existente entre las aficiones, pese al importante desplazamiento, no ha habido necesidad de que el encuentro fuera declarado de alto riesgo.

 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El cuerdo Sevilla de «Sampalillo»