Emre Çolak: «En A Coruña me siento un turco más»

Alexandre Centeno Liste
alexandre centeno A CORUÑA / LA VOZ

TORRE DE MARATHÓN

GONZALO BARRAL

El mediapunta bromea antes del derbi sobre el apodo con el que se conoce a los herculinos

20 oct 2016 . Actualizado a las 21:36 h.

Hijo de una familia humilde, castigada por el paro, Emre Çolak se convirtió muy joven en el sustento de su hogar. Esa responsabilidad por hacer más fácil la vida de los suyos y sus ansias de conocer otra cultura y otro idioma, lo llevaron a tomar la decisión de abandonar Turquía recién cumplidos los 25 años. Varios fueron los pretendientes que llamaron a su puerta. Pero pocas sus dudas. Quería jugar la Liga española y qué mejor sitio para hacerlo que con una afición que luce con orgullo la bandera de su país, algo que siempre le causó «gran curiosidad», y en una ciudad, A Coruña, a cuyos habitantes sus rivales futbolísticos llaman «turcos». El mediapunta blanquiazul se divierte con este hecho y bromea: «En A Coruña me siente un turco más. Quizá por eso me he adaptado tan bien», se ríe.

-¿Cómo está siendo su integración?

-Mucho mejor de lo que esperaba. En mi país nos cuesta mucho irnos. Es posible que sea porque no estamos acostumbrados a hablar varios idiomas como en otros sitios. Quizá también por el arraigo que tenemos a la familia. O quizá por la situación económica, que los futbolistas estamos igual de bien pagados que en el extranjero, pero nuestro poder adquisitivo es mayor. El caso es que no salimos mucho. Y, por mi parte, tenía miedo. Mucho miedo. Era la primera vez que me iba lejos de mi familia. No sabía qué me iba a encontrar. Y he de reconocer que estoy muy a gusto. La gente es muy amable, hacen que no me sienta extranjero. En A Coruña soy un turco más. (se ríe).

-¿Qué ha influido en su adaptación?

-Varios factores. Yo soy de Ordu, una ciudad costera del norte de Turquía, que se parece mucho a Galicia. Tiene mar y mucho verde. Así que la aclimatación ha sido fácil. Por lo que respecta a la gente, también. Los coruñeses se parecen mucho a los turcos, son muy cariñosos. Luego, en el vestuario, me he encontrado también muchísimo apoyo. Ya le digo que me encuentro muy feliz. Mucho mejor de lo que me había imaginado.