Un derbi en horas bajas

El Dépor, sin despejar dudas, se hunde a un punto del descenso y el Celta, goleado, pero en la zona media de la tabla, no pensará en el choque antes del jueves, cuando el Ajax visitará Balaídos


a coruña / la voz

Pocas veces el derbi gallego se enfocó desde perspectivas tan necesitadas como las que confluirán el domingo a las doce en Balaídos. Las goleadas que acaban de sufrir subrayan las dudas con que el Dépor y el Celta afrontarán el primero de los dos partidos más esperados de la temporada. Aún parecen ambos más cercanos en cuanto a las malas sensaciones que han arrojado en estas ocho jornadas, que por la realidad de los puntos. Solo dos los separan ahora, aunque la clasificación presiona al equipo coruñés, que se queda a un paso de la zona de descenso, mientras el eterno rival, al que apenas le dura el fuelle de tres victorias seguidas, parece volver a las andadas de su pésimo arranque liguero.

La extrema dificultad del envite deportivista en el Camp Nou no alivió ni la dolorosa goleada ni la mala imagen del equipo, especialmente en la segunda parte, cuando le faltó más frescura física y mental. Lo peor es que ha rebrotado el pesimismo, que parecía acotado tras la segunda victoria contra el Sporting. Al mismo tiempo, se han despertado un reguero de interrogantes: desde qué jugadores se encuentran en mejor estado de forma y el sistema más adecuado para sacarles provecho, hasta si, en vista de los problemas en ataque, no serán exageradas las perspectivas de una temporada tranquila.

Los dos prepararán la gran fiesta del fútbol gallego de forma diferente, pues los coruñeses disfrutan de la semana entera para trabajar su planteamiento y estudiar al adversario, mientras el Celta contará con poco más de 48 horas. Serán las que transcurran entre las nueve de la noche del jueves, cuando finalizará su partido europeo frente al Ajax, en el que se jugarán el liderato del grupo, y el momento en que el árbitro pitará el inicio del derbi. Tampoco son iguales sus perspectivas en la clasificación. El Celta parece instalado en la zona media, pero ya solo separado por tres puntos sobre el descenso, con Las Palmas y Valencia como próximos rivales tras el derbi.

El Dépor apenas dispone de un punto de ventaja sobre las últimas plazas después de un arranque en el que los malos resultados han acabado por tragarse las buenas sensaciones que le acompañaban. Necesita puntos ya, con el Valencia, el Granada y el Sevilla en el horizonte, pero se ve lastrado por la falta de gol. Ha marcado cinco, todos en Riazor, por nueve su eterno rival (seis como local), aunque la defensa de la portería propia matiza el enfoque: diez goles acabaron por encajar los coruñeses (seis a manos del Atlético, el Athletic y el Barça), por dieciséis el Celta (catorce por parte del Madrid, el Atlético, el Barça y el Villarreal). La baja de Joselu, con más galones que Andone, ha desnudado las vergüenzas del equipo en ataque, mientras la juventud de Marlos, sin un minuto contra el Barça, y la aclimatación de Babel o de Çolak aconsejan disponer de una paciencia que se está agotando.

La plantilla descansa hoy y se entrenará mañana

El Deportivo se entrenó ayer en las instalaciones de Abegondo con las ausencias de los lesionados Sidnei y Joselu, quien no está previsto que vuelva al equipo hasta finales de noviembre. Además, Juanfran volvió a ejercitarse junto al readaptador. La plantilla descansa hoy, pero Garitano citó a sus futbolistas para una nueva sesión mañana por la mañana. Será el momento de comenzar a preparar el partido del domingo a las doce de la mañana en Balaídos contra el Celta.

Sidnei, que volvió a A Coruña y continúa con dolor en el tórax, se somete hoy a pruebas médicas

El deportivismo contiene el aliento a la espera de noticias sobre su gran valladar defensivo. Sidnei regresó ayer a A Coruña y está previsto que hoy sea examinado de las molestias en el tórax por culpa de las que tuvo que pedir el cambio el sábado en el Camp Nou. Pese al paso de las horas, el futbolista brasileño sigue con dolor en la zona, así que se teme que pueda padecer algún problema en las costillas que le obligue a perderse no solo el derbi, sino hasta varias jornadas de Liga.

Hay que recordar que se retiró del terreno de juego a la media hora del Barça-Dépor, tras un choque con Luis Suárez ocurrido a los diez minutos. Ambos cayeron al suelo, pero el deportivista se llevó la peor parte y, después de ser atendido por las asistencias, acabó por regresar al juego, aunque finalmente pidió el cambio y fue sustituido por Arribas.

El parte médico del jugador se refiere a una contusión en el hemitórax izquierdo, pendiente de pruebas médicas complementarias. El intenso dolor que padecía en esta zona del pecho asustó a Sidnei hasta el punto de que el club decidió que el defensa descansase tras el partido en Barcelona y no regresase con el resto de la expedición, sino que volviese más tranquilo a primera hora de ayer, cuando acudió a visitar a sus compañeros en las instalaciones de Abegondo. A la espera de nuevas pruebas médicas, evitó saltar al césped en la habitual sesión de recuperación para los titulares, pero más intensa para el resto.

A la espera de conocer si Sidnei podrá jugar contra el Celta, el Deportivo dispone de varias dudas en defensa. Dispone ya de una baja segura, la de Laure, quien fue expulsado contra el Barça, mientras el lateral derecho habitual, Juanfran, sigue aquejado de molestias físicas. Navarro acabó en esa posición el sábado. Además, solo cuenta con dos centrales de la primera plantilla en plenas condiciones, Albentosa y Arribas, aunque el propio Navarro y Bergantiños también han actuado ahí.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Un derbi en horas bajas