Esto es una vergüenza


En los últimos días vivimos capítulos vergonzosos de lo que ha sido la temporada del Deportivo. Y ayer tocó uno más, o dos, si sumamos las intervenciones de Víctor y de Arribas.

El asunto se les ha ido de las manos en el club. No supieron parar a tiempo a Del Amo, a pesar de que desde hace meses ya se habían producido síntomas de lo que podía llegar a pasar. Y el tema no tiene tanto que ver con Luisinho o Lopo, que son la cortina de humo que ayer pretendió extender Víctor entre el deportivismo. Seguro que tiene buena parte de razón en los conflictos con el portugués y el central. Tan seguro como que no ha sabido lidiar con este par de toros. Lo realmente importante de toda esta historia es que la segunda vuelta ha sido una vergüenza, que el cero a ocho ante el Barcelona fue una vergüenza y que la falta de autocrítica de Víctor a lo largo de todo este período ha sido también una vergüenza.

Y luego ha llegado este serial de telenovela barata, en el que uno tras otro los futbolistas (o agentes) van desfilando por la pasarela y hablan de su libro, para vergüenza del deportivismo. En el colmo de los colmos, Víctor también ha sentido la necesidad de participar en el desfile e intentar desviar la mirada de la afición hacia dos jugadores díscolos y poco profesionales.

Ha hecho demagogia con los sentimientos blanquiazules, ha lanzado dardos envenenados contra la dirección deportiva y, porque no decirlo, contra el propio presidente. Y después no admitió preguntas, no vaya a ser que, como le ha sucedido en muchos partidos, no sepa reaccionar ante lo que no tenía escrito en el guion.

Hoy queda el partido contra el Real Madrid, del que no se ha hablado durante toda la semana. Un hecho insólito puesto que los blancos podrían incluso ser campeones sobre el verde de Riazor. Una vez concluido el encuentro habrá que esperar la toma de decisiones desde la entidad blanquiazul.

Se hace impensable que Tino Fernández otorgue la continuidad a un entrenador después de la intervención de ayer. Llega la hora de tomar decisiones y, en algún momento, también la de dar explicaciones. Y cerrar de una vez este triste capítulo de la historia del Deportivo y ponerse manos a la obra para construir un nuevo proyecto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
31 votos

Esto es una vergüenza