Llega el momento de los jugadores

El Dépor precisa de la mejor versión de sus futbolistas para la victoria decisiva por la permanencia


A Coruña / La Voz

Hay partidos de pizarra y partidos de decisión, intensidad e iniciativa. El que el Deportivo afrontará el domingo (17.00 horas, digitales) en Villarreal parece de estos últimos. La trascendencia del choque, que pondrá en juego tres puntos vitales para la permanencia, invita a llamar a capítulo a aquellos que se quieran llamar futbolistas de verdad. Quizá alguno de los que visten de blanco y azul recuerden la relevancia que les acompañaba hace poco menos de un año, cuando aquel día embocaban el túnel del Camp Nou. Esta vez, en medio de un ambiente enrarecido por la miserable segunda vuelta y las dudas en torno al entrenador, llega la hora de los futbolistas.

Reto

Una salida en tromba frente a un rival firme

 El deportivismo confía en que desde el primer minuto el equipo de sus amores demuestre que se juega mucho más que el Villarreal. Afronta así la necesidad de sobreponerse a sus habituales malos comienzos de partido. Presenta el peor porcentaje de goles marcados en los primeros quince minutos (un 7 %, solo 3 de los 43 que lleva). El desafío se plantea mayúsculo para los coruñeses, pues su próximo rival es el tercero que menos encaja en ese tramo inicial (el 9,6 %, 3 de los 31 que ha recibido).

Portería

El desafío de Manu: ganar en Primera División

Desde que fichó por el Deportivo en el 2007, el meta ha disputado dieciséis partidos de Primera, nueve en su primera etapa y los siete últimos bajo la portería del equipo entrenado por Víctor. Pero no ha ganado ninguno. Por su trascendencia, jugará el partido más importante de su carrera. A punto de cumplir los 30 años (soplará las velas al día siguiente de este choque), también desea zanjar las diecinueve jornadas (todo el 2016) que el Dépor lleva encajando de forma consecutiva, un récord en el club.

Veteranía

Los complicados recambios de Navarro y Borges

 Apoyos de Víctor en el vestuario y futbolistas bregados en mil batallas, las bajas por sanción del lateral y del mediocentro no se revelan como unas cualesquiera. La ausencia de Navarro, tras recibir el domingo la quinta amarilla, abre un hueco en el once por el que el entrenador ha ido rotando a Luisinho, Jonás, Manuel Pablo, Róber y últimamente a Juanfran. La expulsión de Borges frente al Getafe parece llamar a filas de nuevo a Bergantiños, desaparecido de las alineaciones en el último mes y medio, salvo para jugar los noventa minutos en el 0-8.

Mando

La falta de frescura en el centro del campo

 La baja de Borges y el cansancio acumulado de Mosquera, el tercer jugador de campo con más minutos de la Liga (solo Rubén Castro y el espanyolista Álvaro le superan en esta particular clasificación), obliga a un plus de esfuerzo en una demarcación fundamental para el juego. Las ayudas desde las bandas de Fayçal y Cartabia, así como un mayor apoyo desde la mediapunta de Luis Alberto se revelan vitales para que el Dépor marque el ritmo que más le convenga durante los partidos.

Gol

Un plan B cuando el gol de Lucas no llega

 El pichichi deportivista, autor de dieciséis tantos, ha disputado de principio a fin las seis últimas jornadas, en las que ha marcado un gol (a Las Palmas) y ha dado una asistencia (a Riera contra el Sevilla), pero desde entonces su carácter decisivo ha menguado. Nadie toma el relevo de un jugador imprescindible y fiable. Es el único de los mejores goleadores españoles (Aduriz, Borja Bastón, Rubén Castro y Aspas) que no se ha perdido un solo mes sin marcar. Queda por ver qué pasará en mayo, pero también hay tiempo para que otros, como Luis Alberto y Cartabia, o Riera, Cani y Jonathan, casi inéditos hasta ahora, den un paso al frente.

Extremos

Incrementar la aportación desde las bandas

 El fútbol del Dépor desiste de la entrada por banda y el centro sencillamente porque sus delanteros habituales (Lucas y Luis Alberto) no son especialistas en este tipo de acciones. Precisan espacios y profundidad. Así, Víctor sitúa con más regularidad en los extremos a mediapuntas (como Cartabia, Cani o Fayçal) capaces de asociarse y filtrar pases que a especialistas. Sin embargo, esta condición no les puede privar de apoyar en las tareas defensivas a su lateral a lo largo de los noventa minutos.

Banquillo

Los suplentes como fuente real de soluciones

 Es la hora de que también aporten los jugadores que salten al campo desde el banquillo. Solo Riera marcó en el Pizjuán como suplente en una estadística sonrojante para plantilla y técnico, que hasta ahora apenas han sido capaces de aportar remedio alguno con el partido en juego.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Llega el momento de los jugadores