Dos goles de Celso Borges elevan al Deportivo sobre el Rayo Vallecano

El equipo coruñés gana su segundo partido lejos de Riazor en toda la temporada


La Voz / Redacción

Difícilmente olvidará el deportivismo el debut de Celso Borges con la blanquiazul. Dos goles del costarricense en su primer partido como jugador del Dépor sirivieron para insuflar pura vida al equipo coruñés (como rezaba el popular lema de su país durante el pasado Mundial) y sumar un triunfo de mucho peso para los de Víctor Fernández, que sacaron partido de la debilidad del Rayo Vallecano en su feudo. Valiente en la primera parte, sabiendo sufrir en el segundo y después manejando a la perfección su ventaja en el último cuarto de hora, el Deportivo tumbó al Rayo con los goles de Borges y mantiene las distancias con la zona de descenso, tras conseguir su segundo triunfo a domicilio de la Liga, algo que no sucedía hace una vuelta entera del torneo.

El Deportivo fue distinto en Vallecas. No sólo por la presencia de Celso Borges de inicio en la alineación, relegando al banquillo a un Juan Domínguez que no encuentra su protagonismo en el equipo. El costarricense se estrenó en un equipo coruñés más revolucionado, activo en la presión adelantada ante un Rayo que gusta de iniciar desde atrás. Fue el coruñés más vertical que nunca y punzante en el trabajo de primera línea. Generó peligro desde esa perspectiva y mantuvo a raya a su rival. Sólo un grueso error defensivo y las paradas de Toño evitaron que el Deportivo consiguiese una buena renta al descanso. 

Cavaleiro, frenético en el trabajo defensivo y encargado de la pelota parada, lideró la carga en ataque, aunque al Deportivo le faltó conocer los hábitos de delantero de área de Oriol Riera. No encontraron el portugués ni Juanfran la figura del ariete en dos centros al área desde cada costado que eran golosinas. Sí embocó Borges el centro de Cavaleiro en una falta lateral que despejó mal Toño y le rebotó al centrocampista tico. Apenas había entrado en juego con la pelota el mundialista y anotaba de rebote su primer gol blanquiazul. El gol premiaba la puesta en escena coruñesa, que atenazaba la zona de creación del Rayo. 

De hecho, sólo dos arrancadas en solitario de Baptistão (el amigo de Lucas) y de Kakuta inquietaron a la zaga del Dépor hasta que, a los 21 minutos, empataba Bueno aprovechando el doble error de Lopo: el central no tiró la línea del fuera de juego y después tocó el centro desde la izquierda lo suficiente para dejar solo a Bueno ante Fabricio. El empate, sin embargo, no desmontó al Deportivo. Quitando un pequeño lío de Luisinho con Fabricio (pidieron manos del portero fuera del área los locales), el equipo de Víctor Fernández seguía a lo suyo: presión sobre los centrales vallecanos, no dejar que Trashorras recibiese con comodidad y salida como flechas por las bandas. 

La presión de José Rodríguez

Un gran trabajo de José Rodríguez sobre Baena propició una triple ocasión para cerrar el primer tiempo. El alicantino no pudo con Toño en el mano a mano, después recibió de Lucas y no consiguió definir, y la jugada la terminó Borges buscando la escuadra y encontrando el gran vuelo de Toño. En la primera jugada del segundo tiempo, Cavaleiro ponía en el larguero una falta lateral. El Rayo pasó a controlar la reanudación ante un Dépor en el que Borges y Lucas comenzaron a acusar la inactividad. La pelota fue vallecana y una falta lateral sin rematador se colaba en la portería de Fabricio, molestado por un Trashorras en fuera de juego. 

El gol anulado no sirvió de aldabonazo. El Deportivo dio varios pasos atrás en su presión y el Rayo comenzó a jugar demasiado cerca del área blanquiazul. Pero al equipo de Paco Jémez, a pesar de la entrada de Manucho por Baptistão, le falta pegada. No tuvo mucho mordiente el Rayo y el Dépor, en una jugada aislada, a la salida de un córner, explotó un infantil agarrón de Abdoulaye Ba sobre Sidnei. Celso Borges puso de manifiesto que ya tiene galones transformando la pena máxima. 

El Deportivo gestionó bien el tramo final del encuentro. Paco Jémez vació su defensa buscando la igualada y las contras coruñesas estuvieron cerca de sentenciar. Isaac Cuenca disparó con mucho peligro y pudo haber otro penalti tras un nuevo saque de esquina de Cavaleiro. Ni la lesión de Sidnei en el 90 ni el lío que el árbitro montó con la sustitución de Insua alteraron a los herculinos, que esta vez no dejaron escapar la victoria como hicieran ante el Granada, por mucho que el meta Toño lo intentase a la desesperada en un córner. El triunfo en Vallecas da otra jornada más de respiro a un Deportivo que sigue con alergia a los puestos de descenso pese a todos sus problemas. 

1 - Rayo Vallecano: Toño; Tito, Abdoulaye Ba (Pozuelo, m.71), Zé Castro, Insua; Aquino (Embarba, m.75), Raúl Baena, Trashorras, Kakuta; Bueno; y Leo Baptistao (Manucho, m.60).


2 - Deportivo: Fabricio; Juanfran, Lopo, Sidnei (Insua, m.90), Luisinho; Álex Bergantiños, Celso Borges; José Rodríguez, Lucas Pérez (Isaac Cuenca, m.65), Cavaleiro; y Oriol Riera (Juan Domínguez, m.78).


Goles: 0-1: M.10 Celso Borges; 1-1: M.21 Bueno; 1-2: M.70 Celso Borges, de penalti.

Árbitro: Prieto Iglesias (C.Navarro). Amonestó a Zé Castro (m.31), Abdoulaye Ba (70) y Baena (93), del Rayo; y a José Rodríguez (40), Sidnei (50), Lucas Pérez (59) e Insua (91), del Deportivo. También amonestó al portero del Rayo Toño tras el pitido final.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
23 votos
Comentarios

Dos goles de Celso Borges elevan al Deportivo sobre el Rayo Vallecano