Riazor bien vale una victoria

El Dépor aspira a encauzar su dubitativa trayectoria en casa a costa de un Tenerife en racha


a coruña / la voz

La Liga avanza y el Dépor completa el campeonato en busca de una racha que no llega. Riazor sigue convertido en territorio inhóspito para un equipo agarrado a su fenomenal rendimiento a domicilio, y que si en las últimas jornadas había acercado esta cifra de puntos a los que sumó en casa, fue más por culpa de sus recientes tropezones en Murcia y en Miranda que gracias a haber abierto una senda que por ahora continúa cerrada.

La hinchada que nunca se rinde no disfruta de dos triunfos seguidos de su equipo en A Coruña desde noviembre. Habían llegado justo a estas alturas de campeonato, cuando derrotó de forma consecutiva al Castilla y al Mallorca. En la segunda vuelta en su estadio el equipo coruñés solo derrotó al Sabadell y al Hércules. Por el contrario, se llevaron puntos el Sporting y el Barcelona B, con los que solo empató, mientras el Las Palmas había festejado el triunfo.

El duelo de esta noche contra el Tenerife se revela como el primero de los cinco que le quedan al Dépor frente a su afición y, por lo tanto, se convierte en una de las últimas oportunidades de un equipo al que se le agotan las excusas de ganar en casa. Pese a la racha de una única derrota en las seis últimas jornadas, el rival isleño de hoy parece una víctima propicia, pues apenas ha sumado dieciséis puntos en quince jornadas lejos del Heliodoro Rodríguez.

Tres centrales

Todo indica que el Dépor apelará de nuevo al esquema de tres centrales, apenas descartado de inicio en Zaragoza a causa de la baja de última hora de Marchena. Solo en el caso de que Insua no se recupere de las molestias en el glúteo que le impidieron acabar el entrenamiento de ayer, Fernando Vázquez se decantaría por guardar en el cajón el sistema que prefiere en este momento de la temporada.

La sobriedad defensiva se convierte en la primera virtud de una táctica con la que abre la alineación a la veteranía. A la espera del restablecimiento de Toché y de que Luisinho cumpla su cuarto y último partido de sanción, el técnico trata de agarrarse a los resultados, mientras vigila por el rabillo del ojo a los competidores por el ascenso directo y el Las Palmas-Sporting de mañana o el Zaragoza-Eibar de la próxima jornada.

Así, con el regreso de Marchena, el sacrificado sería Juan Carlos, pues Sissoko, el faro atacante de su equipo el pasado domingo, parece haberse ganado un puesto como titular. Luis Fernández podría repetir como referencia ofensiva, aunque la puesta a punto de Ifrán marcha viento en popa y, mientras Toché permanezca en la enfermería, el técnico podría dar al último refuerzo deportivista la oportunidad de foguearse en su posición natural, la de ariete.

Con el Tenerife llega la oportunidad de que Ayoze Pérez, una de las revelaciones de la temporada, muestre sus credenciales en A Coruña. Autor de dieciséis goles, tres en la goleada de la pasada jornada a la Ponferradina, al delantero le acompañarán su compañero de diabluras en ataque, Aridane, un gigante con pasado en el Fabril, así como su tocayo, Ayoze Díaz, el lateral izquierdo que el Dépor despidió a diez minutos del cierre del pasado mercado estival.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Riazor bien vale una victoria