El Dépor quiere recuperar la sonrisa

Aspira contra el Girona a zanjar la racha sin ganar y a coronarse campeón de invierno


A Coruña / La Voz

El fútbol vuelve a Riazor, pero con un aire de incertidumbre del que nadie se puede sustraer. Las ausencias de Culio y Luisinho, aquel traspasado, aunque la operación aún no sea oficial, y este por sanción, tras recibir en Jaén la quinta amarilla de su ciclo de amonestaciones, solo acrecientan una sensación a la que Fernando Vázquez y los pocos mimbres que le quedan para formar un Dépor competitivo tratarán de dar la vuelta.

El premio merece la pena. Esta tarde contra el Girona un punto bastaría para cerrar la primera vuelta como líder y presumir del honorífico campeonato de invierno. Si en otros casos su importancia parece meramente estadística, pues los siete últimos que lo ganaron acabaron por ascender, esta vez puede servir de bálsamo a un vestuario inquieto. A los impagos en las nóminas de noviembre y diciembre se acaba de añadir la venta de Culio, quizá el futbolista más decisivo de la primera vuelta junto a Lux e Insua, y cuya falta desnuda de nuevo las carencias de una plantilla confeccionada tarde y mal.

Otra vez Vázquez ha de improvisar una solución, aunque tan provisional parece, que entre los dieciocho futbolistas con que cuenta para el partido de esta tarde no hay un solo zurdo. Ni siquiera puede echar mano del Fabril, donde Bicho, titular en Tenerife la última vez que había faltado el mediapunta, está lesionado. Así, aquel que juegue por la izquierda del ataque, todo indica que será Rudy, aunque no cuentan con muchas menos opciones Juan Carlos o hasta Arizmendi, lo hará fuera de su posición natural.

Con Luis Fernández

El entrenador del Dépor medita modificar el sistema de los últimos partidos, aunque, en realidad, está obligado a cambiar buena parte de los automatismos que han hecho líder a su equipo. Para comenzar, si plasma en el césped aquello que probó en los entrenamientos, Luis Fernández será titular y sacará las faltas, al menos aquellas que busquen directamente la portería. Las demás pueden distribuirse entre otros compañeros, pues no hay que olvidar que el propio delantero canterano remató a la red el último gol deportivista, una estrategia en el 3-3 contra el Numancia.

El Dépor acumula tres partidos sin victorias y ahora llega el Girona, penúltimo clasificado después de dos meses en los que ha sumado tres puntos, aunque a solo dos de la salvación. Será el segundo partido en el banquillo del técnico Javi López, quien recupera jugadores importantes, como Gerard Bordas, su delantero centro. Además, sobre el césped estarán los excélticos Richy y Jandro.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

El Dépor quiere recuperar la sonrisa