Bastón vuelve a Riazor

El padre de Borja, portero del Burgos que jugó contra el Deportivo hace 25 años, convenció a su hijo de que fuera delantero y no guardameta

Miguel Bastón, padre de Borja, despeja frente al deportivista Raudnei en un partido de 1988.
Miguel Bastón, padre de Borja, despeja frente al deportivista Raudnei en un partido de 1988.

a coruña / la voz

«Acabo de tomar un café con Molina, que entrena al Getafe B y al que nos enfrentamos el domingo. Yo estoy con Alfredo Santaelena en el filial del Atlético, así que me encuentro rodeado por el Deportivo -se ríe-. Una de mis ilusiones era que Borja jugase en Galicia. Ya que yo nunca pude hacerlo allí, por lo que menos que mi hijo sí que supiera lo que era». Miguel González Bastón, histórico portero del Burgos a finales de los ochenta y principios de los noventa, forma parte del selecto quinteto de guardametas gallegos que alguna vez ha ganado el Trofeo Zamora, es decir, fueron los menos goleados de la élite del fútbol español: en Primera División lo logró Acuña, Miguel Ángel y Buyo, así como Bastón y Roberto en Segunda.

El padre del nuevo delantero deportivista, quien se estrenó en Sabadell con dos goles, nació en Marín hace 52 años. «Mi padre era de Rianxo, Taragoña, y yo me fui en la temporada 78-79 al Atlético [militó dos temporadas con el Madrileño en Segunda], pero no he dejado de ir a Galicia. Perdí a mis padres cuando estaba en el Burgos, pero me queda mucha gente allá y todos vamos en Navidades y en verano. No nos hemos perdido uno y al menos a Borja este año le va a quedar más cerca», señala el exfutbolista, quien ya está buscando cómo desplazarse el domingo a A Coruña para presenciar el estreno de su hijo en partido oficial en Riazor. «Jugué allí dos veces [en el 88: 3-0 y el 89: 1-1]. En la última el entrenador era coruñés, Naya, y también Portela, un central, un chaval muy majo. Nosotros jugamos el sábado a las siete en casa y estoy mirando a ver si puedo coger un vuelo a primera hora del domingo. Lo intentaré», afirma.

Portero con 4 años

De un gran portero como Bastón salió un delantero con galones en la base de la selección y que ha entrado en el Dépor con el pie derecho. «Empezó de portero con 4 años en la escuela del Atlético, pero le quité la idea. Está mejor de delantero. De portero se sufre mucho, estás muy solo y recibes poco premio. Si lo haces bien, todo es bonito, pero si no... Cuando te meten un gol todo el mundo mira para atrás. Él vive para el fútbol y marca goles, tiene ese don», explica Miguel Bastón, quien sueña con que su hijo se forje una carrera en Galicia. «Por mí ojalá se pase muchos años por allá. A él también le ha tocado ser del Atleti, pero siempre preguntas cómo han quedado todos y te gusta que ganen los equipos de la tierra. Ahora más el Dépor, claro», añade.

Tras el entrenamiento de ayer el propio Borja se refirió al contrato que lo liga al Dépor: «Yo vengo por dos años cedido. En principio ese es el acuerdo. Hay algunas cláusulas que se pueden variar, pero de momento vengo por dos años», comentó.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos

Bastón vuelve a Riazor