Una final en territorio maldito

Pedro José Barreiros Pereira
Pedro Barreiros A CORUÑA / LA VOZ

TORRE DE MARATHÓN

El Dépor necesita la victoria en Valladolid, donde no ha ganado en los últimos diez años

11 may 2013 . Actualizado a las 16:40 h.

Al Dépor no le queda otra que redoblar esfuerzos para salvar la categoría. Tan mala está resultando su temporada que ni siquiera después de siete partidos invicto puede respirar tranquilo. Al cabo de cuatro victorias, los tres últimos empates lo han devuelto a la zona de descenso. El equipo coruñés se aboca a una nueva remontada cuando ni siquiera había culminado la primera. Tras el empate de anoche del Zaragoza le vale el triunfo para abandonar las posiciones de descenso y recuperar la iniciativa.

Justo cuando debe regresar a Valladolid. Solo ha ganado cinco veces en el José Zorrilla, dos en Primera, la última hace diez años. Allí cayó el Dépor campeón de Liga, el que remontó al PSG, o el que conquistó Highbury. Y no pasó del empate el que remontó al Milan y se plantó en las semifinales de la Champions. Un bagaje desolador que tuvo continuidad la pasada temporada en Segunda, cuando acumuló sendas igualadas, y de nuevo otro reparto de puntos en la primera vuelta, en un partido imperial de Lux.

Mientras Djukic apenas le ha dado una pincelada con la entrada del sueco Larsson al bloque de la primera vuelta, heredero directo, a su vez, del que se había ganado el ascenso, este Dépor ha recuperado la cordura con su tercer entrenador y un once basado en la solidaridad y el compromiso. Eso sí, el equipo coruñés llega a la batalla final con las balas justas. El cansancio ha hecho mella en la plantilla, que alcanza el tramo decisivo del calendario sin alguna de sus piezas básicas. Dispuesto a hacer piña, Fernando Vázquez viajó con los veinte futbolistas disponibles, pero no se esperan novedades en la alineación.