El Deportivo empata con el Athletic de Bilbao y sigue escalando

El equipo coruñés fue inferior al Athletic pero suma un punto que le permite quemar otra etapa hacia la salvación


La Voz / Redacción

El Deportivo sigue escalando, esta vez con un punto que sabe a tres. No llegó la quinta victoria consecutiva pero el equipo coruñés logró sumar ante un Athletic de Bilbao superior, que desarboló por momentos a los coruñeses, deshilachados de nuevo por su costado izquierdo. Los blanquiazules sumaron un punto tras un golazo de Bruno Gama y sobrevivir al continuo goteo de un Athletic que sólo reculó cuando se vio con 10 jugadores en el campo por expulsión de Iturraspe. Sólo ahí dio impresión el Dépor de poder llevarse un partido que no estuvo al nivel de las últimas exhibiciones que le permitieron salir del descenso. Pero el punto vale para seguir quemando etapas, más tras los resultados de Granada y Mallorca, que tampoco vencieron.

Durante 45 minutos, el Dépor resembló el equipo deprimido y rebasado de hace unos meses. Partido en dos, sufriente en defensa, sobre todo por el lateral izquierdo, impreciso siempre que la pelota no pasaba por Juan Domínguez... El Dépor reanimó al Athletic de Bilbao, un equipo lejos de la sensación que asombró a Europa la temporada pasada, pero que mantiene vértigo en sus atacantes y toneladas de orgullo. La movilidad de susaeta, De Marcos, Ander Herrera y Muniain encontraron kilómetros a espaldas de un inquieto Álex Bergantiños. Encontró el equipo vasco caminos hacia Llorente y generó ocasiones.

Con ese panorama, el 0-0 era un premio para el Dépor, que apenas creó un par de sustos con un remate de Riki peinando un centro de Pizzi y con sendos centros sin rematador dentro del área vasca. Pero cuando el Dépor perdía la pelota impreciso en el último pase no replegaba bien y el Athletic lo aprovechó. Sobre todo por su banda derecha, donde Susaeta e Iraloa (a veces también De Marcos) convirtieron el juego en una pesadilla para Silvio, que pidió a Pizzi la ayuda desesperada de quien se siente ahogado. Encontró una vía de agua el Athletic por ese costado y acabó marcando con una de las múltiples ocasiones que generó por esa zona. Aranzubía evitó un gol de Muniain y Llorente remató con peligro un par de veces antes de acertar sobre la bocina del descanso.

Por suerte para el Dépor, el Athletic mostró también la cara gris que le ha metido en un embrollo en el final de Liga. Perdió Susaeta donde está prohibido hacerlo y Bruno Gama lo aprovechó para soltar un latigazo casi a la escuadra de Iraizoz. La inercia de un equipo colocado de confianza tras verse prácticamente desahuciado, la fortuna o simplemente la capitalización de un error ajeno: el Dépor se ponía por delante aunque fuera brevemente. Poco después Llorente superaba a Aythami y cabeceaba el empate que, visto lo visto, sabía a gloria para el Deportivo. Porque además tras el descanso la cosa siguió igual. Menos ritmo, si acaso, pero el Athletic percutió por el mismo lado y el Dépor no tapó la herida.

Desaparecido el faro de Valerón entre tanto brío, al equipo coruñés sólo le quedaba Juan Domínguez para darle claridad al juego. Brilló el canterano protegiendo la pelota, conduciendo, aguantando y saliendo desde atrás. No fue suficiente para cotrolar un partido que el Athletic de Bilbao dominó y asedió la portería de Aranzubía. Susaeta metió la mano en boca de gol a un centro de De Marcos demasiado fuerte para pensarse meter la cabeza. Manuel Pablo salvó un gol cantado de Iturraspe, que encañonaba tras un centro de Iraola. Y Llorente tuvo que ser sujetado por todos medios para evitar que cabeceara con claridad.

Llegó al extremo el partido en el 70, cuando Iturraspe chutó dentro del área, Kaká hizo un despeje imprudente de chilena que dejó sólo a Llorente ante Aranzubía. La pelota se fue al palo y el Athletic no pudo embocar las oportunidades en el rechace. Una mezcla de milagro y surrealismo podría explicar que el Dépor saliese indemne de esta jugada. Fue suficiente para Fernando Vázquez, que ante el panorama de un equipo incapaz de salir de su campo metió a Paulo Assunção por Valerón. Pero al Dépor le rescató la expulsión por doble amarilla de Iturraspe cuando Bruno Gama salía en una contra más huyendo del peligro que para generarlo.

La defensa del Athletic titubueó a balón parado y metió a Riazor más en el partido, y con la afición al equipo, que chutó a Iraizoz en los últimos minutos cuando no se había acercado en 35 minutos. La expulsión cogió al Athletic con el pie cambiado tras la entrada de Ibai y de Aduriz, y el Dépor se lanzó a por una victoria que había quedado fuera de su alcance por juego. Recurrió Fernando Vázquez a Nélson Oliveira y tan complicado lo vio Bielsa que reforzó su defensa con San José y retiró a Aduriz, que llevaba 13 minutos en el campo. Pero el marcador ya no se movería y aún así Riazor festejó porque el Dépor dio otro pasito hacia la salvación.

1 - Deportivo de La Coruña: Aranzubia; Manuel Pablo, Kaká, Aythami, Sílvio; Álex Bergantiños, Juan Domínguez; Bruno Gama, Valerón (Assunçao, min.71), Pizzi; y Riki (Nélson Oliveira, min.87).

1 - Athletic de Bilbao: Iraizoz; Iraola, Ekiza, Gurpegui, Aurtenetxe; De Marcos, Iturraspe, Herrera; Susaeta, Llorente (Aduriz, min.76. San José, min.88) y Muniain (Ibai, min.76).

Goles: 1-0, min.38: Bruno Gama. 1-1, min.44: Llorente.

Árbitro: Pérez Montero, del colegio andaluz. Expulsó a Iturraspe, del Athletic, por doble amarilla (min.81). Además, amonestó a Herrera (min.23) y Ekiza (min.92) por parte del conjunto vasco; y a Riki (min.58), por parte del Deportivo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
33 votos

El Deportivo empata con el Athletic de Bilbao y sigue escalando