Las autores de falsos arreglos cobraban ocho veces más que artistas consagrados

En libertad tres de los 18 detenidos por el fraude de «la rueda de las televisiones»

Los programas nocturnos de tarot ofrecen de fondo «música inaudible».
Los programas nocturnos de tarot ofrecen de fondo «música inaudible».

Redacción / La Voz

Los autores que estaban detrás de la trama de falsos arreglos musicales desmantelada el martes por la policía llegaban a cobrar hasta ocho veces más en concepto de derechos de autor que músicos como Alejandro Sanz. Así lo aseguró ayer Manuel Marvizón, miembro de la junta directiva de la SGAE, en declaraciones recogidas por Europa Press, en las que sostuvo que el problema del fraude conocido como «la rueda de las televisiones» estaba en el «sistema de acaparamiento» en connivencia con algunos responsables de programación de estas cadenas.

Esto genera lo que se considera un enriquecimiento injusto, ya que solo se pone música de una serie de autores que hacían para este fin obras de evidente falta de calidad, tomando piezas de dominio público que ya no están protegidas por los derechos de autor y convirtiéndolas en obras supuestamente nuevas mediante arreglos y adaptaciones para emitirlas en televisión.

El juez central de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional, Ismael Moreno, dejó ayer en libertad bajo fianza de 100.000 euros a tres de los 18 detenidos, que ayer prestaron declaración. Según fuentes jurídicas, el magistrado dio un plazo de 72 horas al productor Rafael Tena -hermano del fallecido músico Manolo Tena- y a los compositores Manuel Carrasco y Fernando Bermúdez -ambos socios de Eurodeltamusic- para presentar el dinero o, de lo contrario, ingresarán en prisión.

A los tres investigados, miembros de la SGAE (entidad que tiene prevista para hoy su junta ordinaria), el magistrado les imputa presuntos delitos de corrupción en los negocios, estafa y organización criminal. Los restantes detenidos declararán en los próximos días ante el juez Moreno.

Según lo investigado por agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Policía Nacional, las miradas están puestas, entre otros contenidos, en la música que hay detrás de «las brujas», los programas de madrugada en los que una serie de videntes leen el tarot a los espectadores vía telefónica. De fondo, un músico interpreta alguna «música inaudible» por la que se cobran derechos de autor. Al ser en directo, además, la tarifa de cotización se incrementa. Aunque estos fondos musicales no son percibidos por el oído del espectador en ningún momento, son declarados como música emitida para generar derechos de autor. Los beneficios generados, según los primeros indicios, se habrían desviado a empresas opacas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Las autores de falsos arreglos cobraban ocho veces más que artistas consagrados