Atresmedia saca pecho


Más allá de la grandilocuencia con la que ha vendido el debate a cuatro de esta noche («imprescindible, histórico, decisivo, innovador») y a falta de conocer la respuesta del público (y saber si pesa o no el puente), es indudable que Atresmedia se ha apuntado un tanto al superar los cara a cara de la vieja política. El formato es inédito en el país, aunque Rajoy se ha encargado (con su ausencia) de que también sea insólito. Un recelo a confrontar posiciones que, en cualquier caso, sí ha ayudado al grupo mediático a calentar la emisión.

Por primera vez, representantes de cuatro formaciones clave para la gobernabilidad (por el PP acudirá Soraya Sáenz de Santamaría) debatirán en directo en televisión, sin posibilidad de parapetarse en formatos obsoletos, rígidos y, sobre todo, antiperiodísticos. Ante la cámara no habrá corsés, condiciones ni preguntas pactadas y las normas las marcarán los moderadores, no los políticos, unas nuevas reglas exigibles hoy en día a todas las cadenas.

El debate, sea o no crucial (el ninguneo parece que hasta ahora no ha pasado factura), sí ha permitido al grupo (sobre todo, a La Sexta), dar un paso adelante, sin esperar a la televisión pública, y convertirse de nuevo en epicentro informativo de los comicios. Un presagio de lo que puede suceder en pantalla el 20D.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Atresmedia saca pecho